Evasión de IVA cae pero supera media regional

El nivel de evasión del Impuesto al Valor Agregado (IVA) se situaría por debajo del 30% de la recaudación potencial del tributo, de acuerdo a un estudio realizado por la Asesoría Económica de la Dirección Genera Impositiva (DGI) que será presentado hoy por el ministro de Economía, Danilo Astori.
Ese nivel se adecua al de países en vías de desarrollo pero es superior al que presentan sistemas fiscales como el chileno –que tiene las cifras de incumplimiento más bajas de América Latina– o el argentino que ronda el 21%.

La investigación permite identificar una mejora sustancial en la relación de recaudación y crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI), con el punto de quiebre en mayo de 2003 cuando la tasa de incremento de los ingresos de Impositiva superaron al guarismo de expansión de la economía, informaron a El Observador fuentes oficiales.

Hasta ese momento, la caída de la recaudación superaba a la reducción que experimentaba el PBI en el período inmediato a la crisis financiera de 2002.

Un estudio previo presentado en las Jornadas de Economía del año anterior situó a la evasión del IVA en 35% para el período 1995-2001, aunque fuentes técnicas informaron que el trabajo presentaba “sobreestimaciones”.

Los servicios económicos de Impositiva efectuaron su análisis desde 2001 hasta 2006 inclusive, registrando una evolución decreciente de la tasa de la evasión –luego del pico alcanzado durante la crisis– y en sintonía con la recuperación económica.

Es por eso que las estimaciones permiten inferir que el nivel de evasión del tributo se sitúa en la actualidad por debajo de 30%.

Si bien el dato no fue confirmado al nivel oficial, las fuentes informaron que la situación de Uruguay acompasa a la de países en desarrollo, pero registra valores de evasión superiores a los de Chile y Argentina, donde las alícuotas del IVA son menores. Según datos del órgano recaudador argentino el incumplimiento en el pago del tributo alcanzó en 2006 a 21,2%.


Sistema. El método de cálculo de la evasión del impuesto consiste en estimar el consumo final gravado por IVA del que se desprende luego la recaudación potencial del tributo. Al comparar ese dato con las cifras efectivas de recaudación se obtiene el monto evadido por concepto de IVA, explicó una fuente gubernamental.

La metodología permite estructurar una serie específica para el análisis de la tendencia y el comportamiento del sistema en cada año estudiado, que facilita la identificación de la capacidad contributiva y la percepción de riesgo por parte del contribuyente, entre otros factores, agregó el informante.

El último antecedente de un cálculo de evasión de IVA realizado por una entidad oficial correspondía a un análisis del Banco Central que fijaba el dato en 27% para el año 1997. De todas formas, el propósito del análisis no era concretamente calcular el monto evadido en el pago del tributo.

La recaudación de IVA es el  principal ingreso de la DGI y representa 56,6% del total de ingresos .