Evasión impide a DGI recaudar más de la cuarta parte del IVA

La evasión del Impuesto al Valor Agregado (IVA) alcanzó a 27,85% de la recaudación potencial de ese tributo en 2006, según un estudio técnico realizado por la Asesoría Económica de la Dirección General Impositiva (DGI).
La evaluación –presentada ayer por el ministro de Economía, Danilo Astori y las principales autoridades de Impositiva–, destacó la reducción de casi ocho puntos porcentuales del impago del gravamen en el período analizado (2001-2006), desde el pico de más de 35% registrado en 2002 durante la crisis financiera.

Los países de la región que realizan este tipo de evaluaciones presentan niveles inferiores, como el caso de Chile (14% en 2004) y Argentina (21,2% en 2006).

Durante el shock financiero, la evasión en Uruguay trepó a 35,62% de la recaudación potencial del IVA develó el estudio.

Para su análisis, los técnicos de la DGI estimaron el consumo final gravado por IVA, para luego calcular la recaudación potencial del tributo. Al comparar ese dato con las cifras efectivas de recaudación se obtuvo el monto evadido. Aplicando esa metodología se logró estimar la recaudación potencial para 2006 en U$S 2.709 millones por concepto de IVA, de los cuales US$ 1.955 millones fueron efectivamente percibidos por la Dirección de Rentas. Por eso la evasión se ubicó en ese período en US$ 754,6 millones, equivalentes a 27,85% de los ingresos potenciales por IVA del órgano recaudador.

La evolución de la tasa de evasión experimentó una curva decreciente luego del techo de 2002, con un descenso pronunciado en 2003 y 2004, en sintonía con la recuperación económica. En oposición, el índice de eficiencia de la gestión tributaria experimentó mejoras permanentes en los años analizados para alcanzar un valor de 116,8 en 2006, respecto al período base de 2001 (100).

Fuentes de DGI informaron a El Observador que el quiebre de tendencia en la relación de la tasa de evasión y el Producto Bruto Interno (PBI) real se dio en mayo de 2003, y fue atribuido en particular a la recomposición de la deuda pública efectuada por el gobierno anterior, y a la gestión que imprimió en la administración fiscal el ex director de Rentas, Eduardo Zaidensztat.

Según los datos del informe, los impagos en 2001 fueron 33,85% de la recaudación potencial; 35,62% en 2002 –el valor más alto del período–; 33,75% en 2003; 29,31% al año siguiente; y 27,92% en 2005.

En términos de PBI en valores corrientes, la evasión representó en el último año analizado, 3,91%, algo más que el período precedente (2005) cuando se situó en 3,81%.

El titular de Economía destacó que la administración tributaria “ha logrado reducir la evasión del IVA en una medida muy significativa” y agregó que el resultado es “muy auspicioso en circunstancias que el país está cambiando profundamente su realidad tributaria”.

“Combatir la evasión es un ingrediente fundamental de estímulo a la inversión productiva, porque es una herramienta de combate a la competencia desleal y de construcción de un clima de inversión sólido”, dijo Astori.

Por su parte, el director de Rentas, Nelson Hernández, sostuvo que ese trabajo “constituye un desafío en la medida que está directamente asociado con la búsqueda de la transparencia en la administración fiscal”. La recaudación de IVA es el principal ingreso de la DGI y representa 56,6% del total, con $ 42.750,6 millones acumulados hasta setiembre.