Evitan depender de países hostiles

Estados Unidos está decidido a impulsar el etanol (alcohol combustible) por razones tanto ecológicas y económicas como geopolíticas, para reducir su dependencia petrolera de países hostiles como Irán y Venezuela, reconoció el subsecretario estadounidense de Asuntos Políticos, Nicholas Burns.

Burns estuvo la semana pasada en Brasil y allí dijo que ese país, tanto como Argentina, Chile, Colombia, Perú, Ecuador y Uruguay son países «amigos» de Estados Unidos en la región, en tanto que el presidente venezolano Hugo Chávez alienta la «división» de Sudamérica.

«No tenemos exactamente una relación con Hugo Chávez, porque él decidió no tener una relación. En nuestra visión, la suya es una política de lo negativo, de la división. Trata de crear un movimiento contra Estados Unidos», añadió.

«La agenda con Brasil es positiva, con Argentina es positiva, con Perú es positiva. Pero la agenda con Chávez no lo es. Fue su opción y él es libre de tener sus opciones, pero no debemos seguirlo», añadió.

«En nuestra visión, la agenda de Chávez representa una política del pasado: nacionalización de industrias, discurso contra Estados Unidos. Eso es pasado, no es futuro», declaró.

El viaje de Burns precedió al que hará el presidente George W. Bush en marzo a Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México.

Según analistas, la Casa Blanca, que estos últimos años estuvo absorbida por la guerra de Irak, quiere recuperar influencia en América Latina, donde Chávez, apoyado en la diplomacia petrolera, gana espacio.

Aliados del mandatario venezolano gobiernan en Bolivia, Nicaragua y Ecuador, un país al que sin embargo Burns mencionó al inciarse la entrevista entre los «amigos» de Washington.

Burns indicó que la agen de Washington incluye «conversaciones sobre cambios climáticos, comercio, reducción de la pobreza, justicia social y turismo». AFP