Evo pidió por la hoja de coca y la salida al mar

En una fugaz visita a Uruguay, el presidente boliviano Evo Morales recibió ayer por parte del gobierno uruguayo el respaldo que necesite para obtener una salida al mar a través de la hidrovía y utilizando los puertos de Montevideo y Nueva Palmira. Además, se llevó el apoyo de su par Tabaré Vázquez para impulsar el retiro de la hoja de coca de la lista de drogas prohibidas por Naciones Unidas. Ambos gobiernos firmaron un comunicado conjunto en el que, entre otras cosas, ratificaron el cumplimiento “de buena fe de las obligaciones emanadas de los tratados internacionales y la solución pacífica de las controversias”. Morales se reunió cerca de la hora 17 en el Parlamento con el presidente del Senado, Rodolfo Nin Novoa, poco después se encontró con Vázquez en Suárez y Reyes y más tarde hizo lo propio con el intendente Ricardo Ehrlich. A las 20 horas participó de una cena con Vázquez y otras autoridades de gobierno en el hotel Radisson y luego se encontró con el candidato presidencial del Frente Amplio, José Mujica. A las 22 realizó una conferencia de prensa. Por la mañana, Vázquez había dicho en el Consejo de Ministros que estaba dispuesto a apoyar –previo informe del MSP– el pedido de Bolivia de que se retire a la hoja de coca de la lista de drogas prohibidas por la ONU. “La hoja no es buena ni mala por sí sola; lo malo puede ser su uso”, dijo. Más tarde Vázquez y Morales hablaron sobre el interés de Uruguay de acceder al gas boliviano, y el de Bolivia de utilizar los puertos uruguayos para sacar sus productos al mar.

Pocas palabras. El encuentro que Morales mantuvo con Nin duró apenas 15 minutos. “Es un hombre de pocas palabras”, comentó el vicepresidente. No obstante, sobre la mesa estuvieron la crisis financiera internacional, el golpe de Estado en Honduras y la producción de energía en la región. “Hablamos incluso sobre el apoyo que Uruguay le puede dar a Bolivia en la eliminación de la hoja de coca de la lista internacional de drogas”, dijo Nin. “Sería como si alguien pusiera en la lista de drogas al mate o la yerba; el mascado de la hoja de coca es una cuestión inherente a la cultura de ese pueblo”, insistió.