Exoneración para nuevas inversiones en comercio PATRIMONIO

Las empresas comerciales y de servicios seguirán pagando el Impuesto al Patrimonio por los activos muebles adquiridos en forma previa al 1º de agosto de 2003.

El decreto también estableció un régimen de ‘depreciación acelerada por las adquisiciones de muebles destinados a integrar el activo fijo’. Esto implica que las empresas podrán volcar anualmente a pérdida un mayor porcentaje del valor de sus inversiones en bienes muebles, y, de esta manera, disminuir la base para el cálculo del impuesto a renta de industria y comercio o agro! pecuaria.

Según el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Horacio Castells, ambas medidas son ‘positivas’ y constituyen un mecanismo para fomentar la inversión en bienes destinados a la actividad. El Impuesto al Patrimonio representó en mayo el 9% de la recaudación de la DGI.

Se agrega en el decreto que su carácter general y automático asegura que los beneficios ‘amparen a las pequeñas y medianas empresas, cuyo rol dinamizador en la creación de empleo es ampliamente conocido’.

El sector comercio y servicios ha reclamado repetidamente una reducción de su carga tributaria que afecta directamente a las empresas del sector.

Las contribuciones del sector sus representan el 75% de los ingresos de la DGI y el BPS.