Expectativa por la llegada del facilitador al Río de la Plata

La llegada a Buenos Aires del diplomático Juan Antonio Yáñez, embajador español ante las Naciones Unidas y representante del Rey Juan Carlos para la gestión «facilitadora« en la controversia entre los dos países, estaba prevista para anoche. Yáñez viene de realizar gestiones en Helsinki, Finlandia, con directivos de la empresa Botnia.

En Argentina tiene previsto reunirse hoy a primera hora con el canciller Jorge Taiana y por la tarde con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández. No está agendado por el momento un encuentro con el presidente Néstor Kirchner.

El diplomático viajará mañana a Montevideo para proseguir su gestión. Su llegada coincide con una semana en la que recrudecerán las protestas de los ambientalistas argentinos. Se prepara un bloqueo total: cortarían todos los pasos terrestres hacia Uruguay. Eso será el miércoles, día en que se espera un importante flujo turístico desde y hacia la costa uruguaya, debido al tradicional recambio turístico que se produce a fines de mes.

«Vamos a ver qué trae como propuesta, no la conozco», deslizó el canciller argentino Jorge Taiana con respecto a la gestión del embajador español.

FÓRMULAS. El gobierno argentino maneja varias hipótesis sobre las propuestas a negociar que traería Yáñez.

Según publicó ayer el diario Clarín, una opción sería que Botnia construya unas tuberías que tiren los efluentes 20 kilómetros río abajo. También, agregar un «filtro cuádruple» a la chimenea de la pastera para evitar el mal olor.

Otra posibilidad sería intentar aplicar un cambio de sistema técnico, para fabricar pasta de celulosa libre de cloro. Pero, en ese caso, sería difícil de lograr el consentimiento de la empresa. Representantes de Botnia en Buenos Aires aseguraron a ese diario que la firma finlandesa no hizo «ninguna propuesta concreta» al diplomático y que Yáñez tampoco propuso nada en especial.

De las posibilidades manejadas por el gobierno argentino, los representantes de Botnia contestaron que «los efluentes saldrán limpios» y que por ese motivo no tendría sentido hacer cañerías para sacar río abajo los líquidos. Aunque dijeron que esa sería una posibilidad a explorar si fuera un escollo insalvable. La colocación de otro filtro en la chimenea de la fábrica es imposible porque lo que saldrá al aire es vapor líquido, aseguran encargados de la empresa finlandesa.

Sobre el sistema que empleará la planta para convertir la madera en pasta de celulosa, Botnia aclara que se aplicará en éste caso el conocido en sus siglas en inglés como ECF, que tiene elementos parcialmente libres de cloro, que, sostienen, desde el punto de vista del impacto ambiental es casi neutro. Pero no es el sistema TCF, totalmente libre de cloro.

NEGOCIACIÓN. La visita de Yáñez a Finlandia a finales del año pasado concita expectativas de que Botnia se sume a una eventual mesa de diálogo de la que se mantuvo al margen hasta el momento.

El gobierno de Finlandia fue blanco hace algunos días de protestas de ambientalistas argentinos que se manifestaron frente a la sede diplomática en Buenos Aires. Los manifestantes reclamaron a Finlandia su intervención por entender que la actividad que desarrollará Botnia contaminará las aguas del río Uruguay.