Experto chileno señaló que Uruguay debió haber ahorrado

Quien fuera subsecretario de Economía durante el gobierno de Salvador Allende, y que actualmente preside la fundación Chile, Oscar Garretón, disertó en un desayuno de trabajo organizado por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), en la que destacó los principales elementos que hacen a la solidez económica chilena y los principales desafíos que restan por delante. Respecto a la economía del país trasandino destacó las medidas adoptadas concensuadamente entre gobierno y oposición que hace «que los grandes lineamientos permanezcan incambiados».

Para el experto chileno una «economía abierta al mundo» y un sistema «democrático» son los «dos motores» fundamentales para conseguir un desarrollo del país. En cuanto a las medidas que se adoptaron en su país, destacó el establecimiento de una regla fiscal que asegure un superávit que genere ahorro para cuando el ciclo caiga, un Banco Central con credibilidad e independiente y una estricta regulación financiera porque «una economía de mercado, no quiere decir economía desregulada».

El ahorro generado durante prácticamente una década de superávit fiscales le permite hoy a Chile pasar de una situación de deudor (en 1989 la deuda chilena era del 88% del Producto Bruto Interno) a «ser acreedor» y disponer de U$S 48.000 millones, de los cuales, U$S 24 millones están en reservas internacionales.

Ahora cuando ajusta el cinturón Chile está adoptando medidas para ayudar a las empresas en dificultades y a los hogares de bajos ingresos que están siendo golpeados por la crisis. Estos gastos llevarán a que el déficit fiscal chileno llegue al 4,1%, lo que representan algo así como U$S 6.128 millones. Sin embargo remarcó que no es algo para preocuparse ya que no es algo significativo en la cantidad de ahorro generado en los años previos.

Los cuatro paradigmas

Garretón destacó que la economía mundial deberá afrontar varios desafíos y re marcó que hay «cuatro paradigmas» que son «fundamentales para el desarrollo de cualquier país».

El primero denominado «paradigma verde» se basa en la sustentabilidad medioambiental por parte de los países, señalándolo como un elemento «central del desarrollo futuro». «Este tiene que ser un siglo verde», explicó el experto quien agregó que se deben reducir a la mitad las emisiones de CO2 y que los países como Uruguay y Chile, más allá de que tengan «emisiones que son irrisorias» deben formar parte de esta política de eficiencia porque sino «quedarán rezagados del mundo».

El paradigma del «atajo», el segundo mencionado, hace referencia a la innovación. «Innovar es cambiar la realidad, y esto puede hacerse a través de la tecnología o a través de los procesos. La inversión en I + D en Estados Unidos, la Unión Europea y Japón es el 7 5 % de la inversión mundial total. China, Rusia y Corea aportan otro 14%, mientras que el resto del mundo apenas el 11%. Chile, por ejemplo, solo aporta el 0,15%. Entonces, si creemos que innovación es I + D, nos estamos equivocando. Hay un atajo, y este atajo es utilizar lo que el mundo ya ha creado. Más que inventar la rueda, debemos recurrir a la copia. Normalmente la innovación es copia. Y a partir de la copia viene el desarrollo propio, pero con los atajos», indicó.

El «paradigma T» se basa en la capacitación y según explicó Garretón «hasta ahora, la formación del profesional era a través de la especialización. Uno era muy ingeniero, o muy médico. El T es bueno en su especialidad, pero el palito de la T le sirve para entenderse con los otros, porque el mundo no es más unidimensional. Se trabaja en equipo, entonces lo que requiere el nuevo escenario son seres humanos T».

El último paradigma presentado es el «digital y el costo cero».

Para Garretón, «el último paradigma es el paradigma digital y el costo cero». «internet lleva a que los costos de transacción sean cero. El ejemplo de Amazon es claro.

Uno puede hacer todas las consultas del caso, buscando lo más específico imaginable, y esta consulta no tiene costo, lo único que se paga es el libro. Y esto es una tendencia. La potencialidad de esto es enorme», sostuvo.

En tal sentido explicó que adaptarse a estos cambios será fundamental para el éxito.

«Chile es superéxitoso pero sigue haciendo lo mismo no va a seguir siendo éxitos», puntualizó.

Uruguay y el superávit

Si bien durante su exposición, Garretón evitó hacer reflexiones sobre la situación económica uruguaya, luego de la misma y en dialogo con CRÓNICAS, reconoció que nuestro país «ha hecho un buen manejo de los aspectos macroeconómicos» y eso se ve reflejado en «el buen desempeño de la economía».

Sin embargo, criticó dos aspectos del manejo económico. El primero es que Uruguay tendría que haber «generado algo de ahorro para momentos de caída del ciclo».

«Siempre es aconsejable ahorrar en épocas de vacas gordas para usarlo en momentos difíciles», explicó el experto. Más allá de eso, indicó que Uruguay tampoco debe «alarmarse» por un déficit fiscal de 2% o 3% durante este año.

En cuanto a la política comercial, Garretón remarcó que «lo mejor es firmar la mayor cantidad de Tratados de Libre Comercio (TLC) posibles» y aunque advirtió que desconoce en profundidad los argumentos para la negativa, remarcó que «hubiese sido una buena señal para la economía.

Al respecto puntualizó que «si era un tema ideológico, se tendría que haber planteado como tal, porque si no, no se entiende como no se siguió por este camino con EEUU y si con otros países».