Experto iraquí afirma que está cerca la división de ese país.

(Emitido a las 8.23)

EMILIANO COTELO:
Cuando el amanecer despertaba a Bagdad, sobre las 5.35 hora de Irak, las tropas aliadas lanzaban unos 40 misiles Tomahawk contra objetivos selectivos de la capital con el fin, según confirmó el Pentágono, de decapitar a los líderes iraquíes. Una hora más tarde el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se dirigía a la nación y decía: “No esperamos otro resultado que la victoria”. Así describía el diario El Mundo, de España, lo que ocurría el 20 de marzo de 2003, cuando comenzaba la invasión de Irak.

Hoy se están cumpliendo tres años desde que el primer misil de las fuerzas estadounidenses encendió el cielo de Bagdad. Y, coincidentemente, el Ejército estadounidense ha comenzado en estos días, el jueves concretamente, la mayor incursión aérea desde el inicio de la guerra en Irak. Una incursión que, pese a los tres años transcurridos, sigue teniendo como objetivo controlar los focos insurgentes.

Y para seguir con las coincidencias, la semana pasada también asumió el nuevo Parlamento iraquí. Justamente, uno de los objetivos de la invasión a Irak era conformar un Parlamento que pudiese gobernar sin la tutela estadounidense. Pero este nuevo Parlamento todavía está en la cuerda floja y el primer ministro ya ofreció su renuncia.

Lo cierto es que, tres años después, los enfrentamientos en Irak continúan, mientras el mundo ya está mirando hacia Irán. Tres años de violencia casi continua, tres años de operaciones militares.

Con este telón de fondo nos parece un momento más que oportuno para intentar un análisis de la situación y, sobre todo, mirar cuáles son ahora las perspectivas, entre otras cosas, desde el punto de vista del costo político de esta intervención para Estados Unidos.

***

EC – Nos trasladamos a España, donde se encuentra Walid Saleh Al Khalifa, profesor de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad Autónoma de Madrid. Walid Saleh Al Khalifa nació en Irak y vive en Madrid desde 1984.

***

Profesor Al Kalifa, yo decía que usted es de origen iraquí, pero ¿dónde nació precisamente?

WALID SALEH AL KHALIFA:
Yo nací en un pueblo, en una ciudad más bien mediana, en la frontera irano-iraquí que se llamaba Mandali. Digo “se llamaba” porque lamentablemente ya en 1982 fue destruida durante los enfrentamientos bélicos entre Irak e Irán, en aquella cruenta guerra que fue la primera guerra del Golfo.

EC – Entonces usted viene de una zona que está en plena ebullición entre los dos países, Irak e Irán, que hoy son centro de atención en esa región.

WS al K – Claro. No debería ser así si no fuera por la política porque al fin y al cabo Irak e Irán son dos países vecinos que tienen muchos elementos en común, desde la historia a la religión, hasta el idioma en parte también, porque hay persas en Irak y árabes en Irán, y luego hay unos lazos familiares entre iraquíes e iraníes, pero lamentablemente la política y los intereses económicos interrumpen, destruyen en muchas ocasiones estas relaciones humanas.

EC – Me parece conveniente empezar este diálogo con las noticias de la semana pasada, con el lanzamiento de la llamada “Operación Enjambre”. El jueves Estados Unidos anunció el inicio de la mayor ofensiva aérea en Irak desde la invasión de marzo de 2003. Según un comunicado del Ejército de Estados Unidos, en esta operación participan más de 50 bombarderos, 1.500 soldados estadounidenses e iraquíes y 200 vehículos de apoyo. ¿Qué es lo que se busca? En la provincia de Salaheddin, un área clave del llamado triángulo suní, donde la insurgencia es muy activa desde poco después del comienzo de la guerra, neutralizar la violencia. Es llamativo que esta sea la mayor ofensiva aérea desde la invasión a Irak. ¿Por qué se da justamente en este momento?

WS al K – Pues justamente en este momento Estados Unidos lanza una operación militar de esta envergadura por varias razones, y la primera de ellas es un efecto propagandístico a la interna estadounidense. Porque el señor Bush y su administración, su gobierno se encuentran en este momento en una actuación totalmente desfavorecida, con una popularidad muy baja. Además habría que preguntarse cómo es posible, después de tres años, justificar este tipo de operaciones militares diciendo que existen centros de entrenamiento, de insurgencia o de terroristas, cómo es posible que no los hayan descubierto durante estos tres años sabiendo que al fin y al cabo Irak no es un país tan extenso geográficamente, está todo prácticamente controlado desde ese punto de vista y saben perfectamente dónde está cada cual. Y sabemos perfectamente también que los insurgentes, los terroristas están extendidos por el país, particularmente protegidos por el actual gobierno iraquí.

EC – ¿Cómo que protegidos por el nuevo gobierno iraquí?

WS al K – Claro, se han filtrado últimamente informaciones y hemos visto cómo la propia policía iraquí y el propio Ejército iraquí están actuando de una forma ilegal, están asesinando a diestra y siniestra, están campeando a sus anchas por todas partes todas las calles iraquíes. Entonces es un poco ridículo aceptar la tesis estadounidense viendo la actitud que ha tenido hasta ahora y los comportamientos con relación a la formación del nuevo gobierno, la formación de la nueva policía iraquí, la formación del Ejército iraquí. ¿Entonces cómo iba a haber una paz, una tranquilidad, una seguridad en el país sabiendo que las actitudes y las formas de organizar han sido absolutamente nefastas, han sido erróneas?

EC – ¿Cómo entra en este contexto la instalación del nuevo Parlamento iraquí?

WS al K – Sinceramente, para mí todo es una farsa, el Parlamento, las diferentes elecciones que han organizado últimamente, porque al fin y al cabo mucha gente no ha podido participar. El país está dividido desde antes de la guerra, antes de la invasión, en etnias y confesiones religiosas que han destrozado el tejido social, eso es lo peor que ha pasado en el país. Entonces, ¿cómo es posible pensar que un gobierno pueda funcionar si estamos fomentando estas divisiones en lugar de fomentar la unidad nacional, en lugar de fomentar los Derechos Humanos? En lugar de fomentar el laicismo, que sería la salvación del país, desde luego, han fomentado clérigos, grupos religiosos radicales, y esa es la gran desgracia que han traído para el Irak del futuro.

EC – Prácticamente desde que comenzó la invasión de Irak el presidente Bush se fijó como objetivo la conformación de un gobierno autónomo en ese país. Usted dice que este Parlamento no termina de cuajar y que continúan las operaciones militares. Entonces, aquel objetivo estadounidense de “liberar” a Irak todavía está lejano.

WS al K – Muy lejano. Además tenemos que recordar que Irak es una pieza más del Oriente Próximo, tan importante estratégicamente para la política estadounidense. Queremos recordar que Irak, según la tesis estadounidense, iba a ser el modelo de la democracia para el Oriente Próximo. ¿Qué ha quedado de esto? Irak se ha convertido hoy en día en el mejor modelo de la violencia, la destrucción, el terrorismo, la falta de leyes, el paro. Todo lo negativo lo podemos encontrar hoy en Irak en términos absolutamente extraordinarios. Yo creo que los estadounidenses lamentablemente, por ignorancia por un lado o por mala intención por otro lado se han metido en este país con una política errónea cuyas consecuencias están pagando hoy los iraquíes con sus vidas, con su sangre, con sus derechos y su bienestar.

EC – Ayer domingo en declaraciones a la BBC el ex primer ministro iraquí, Iyad Allawi, opinó que Irak está viviendo una guerra civil. Allawi dijo que los errores cometidos por Estados Unidos y sus aliados provocaron un clima donde la violencia sectaria es común. ¿Usted comparte el término? ¿Estamos ante una guerra civil?

WS al K – Totalmente, lo único que yo diría es que es una guerra civil aún no generalizada, es una guerra civil de baja intensidad desde hace dos años además, no de ahora. Porque, ¿qué significa matar a los ciudadanos iraquíes sobre la base de su pertenencia confesional, étnica, sobre la base de divisiones políticas o por razones económicas? Existen secuestros, van 182 profesores universitarios, los mejores especialistas, asesinados desde el año 2003. Y van 2.000 mujeres iraquíes secuestradas de las que no se conoce nada, absolutamente nada hasta este momento. Los mejores cirujanos, los mejores médicos han sido liquidados en este país. Periodistas van más de 60 hasta ahora. Entonces es cierto, si esta no es una guerra civil, ¿qué sería una guerra civil?

EC – La semana pasada el presidente Bush relacionó el conflicto en Irak con la crisis que enfrenta a la comunidad internacional con Irán por los desarrollos de este país en materia de energía nuclear. Fue de las primeras veces que Bush hizo esa conexión, aseguró que los explosivos que emplean últimamente los insurgentes contra los soldados de Estados Unidos incluyen tecnologías iraníes. ¿Cómo hay que leer ese dato? ¿Irán se convirtió ya en el próximo Irak?

WS al K – Es difícil que Irán se convierta en un nuevo Irak, por varias razones. En primer lugar Estados Unidos no está en absoluto en condiciones de atacar a otro país, particularmente a un país como Irán, que es el triple en su extensión y en su población que Irak. Irán tiene un régimen cohesionado, un gobierno bastante fuerte en comparación con cualquier otro país de la región; es más, quizás sea el único país que cuenta con un gobierno fuerte y cohesionado. No lo tiene Estados Unidos mismo estando en la región, en Irak, en Afganistán, en los países del Golfo, que sufre en este momento situaciones difíciles internacionalmente. Por lo tanto creo que hay que descartarlo, un ataque o una intervención armada en Irán sería muy difícil. Yo creo que al final llegarán a solucionar el problema de las armas nucleares iraníes a través del diálogo, de la diplomacia.

EC – ¿Y cómo se entienden, entonces, esas declaraciones del presidente Bush?

WS al K – En ese sentido, el señor Bush sabe perfectísimamente que debe haber algún acuerdo verbal o escrito –eso ya no lo sé, seguramente el futuro nos lo descubrirᖠentre Estados Unidos e Irán en cuanto a la política estadounidense en la región. Todos sabemos que hubo un acuerdo en cuanto a Afganistán, si no Estados Unidos no hubiera podido, sin la ayuda de Irán, derrocar a los talibán y estar instalado en ese país tranquilamente desde el año 2001. Y ahora ocurre lo mismo en Irán, a pesar de esta problemática verbal o este enfrentamiento verbal que existe entre Estados Unidos e Irán, creo que hay algo detrás muy distinto, muy diferente, porque existen grandes intereses entre ambos países. Irán es el país que controla a Irak prácticamente, especialmente desde Bagdad hasta el Sur, hasta Bazora. Sabemos que el actual gobierno iraquí es de corte iraní, del corte de los ayatollah, porque la inmensa mayoría, casi todos los ministros actuales, el Ejército, los oficiales, han sido entrenados en Irán. El propio ministro del Interior iraquí, Bayan Yabr, es un militar de las brigadas de Bader formadas en Irán, instruidas por los guardianes de la revolución islámica en Irán. Por lo tanto yo creo que la penetración, la infiltración de las fuerzas de servicios secretos iraníes, del Ejército iraní, es una realidad palpable en Irak todos los días. Y además el hecho de que los clérigos chiíes particularmente estén dominando por mayoría el gobierno iraquí significa que Irán es realmente el actor fundamental en este país.

EC – Pero, de vuelta, ¿cómo se comprende una postura como la del presidente de Estados Unidos? Hay un discurso muy agresivo hacia Irán, cuando paralelamente se estarían dando bajo cuerda otro tipo de conexiones entre el gobierno de Irak e Irán que usted estaba mencionando.

WS al K – No sería la primera vez que algún país, alguna potencia actuara de este modo. Porque muchas veces le interesa por el consumo interno y otras veces por el consumo externo, un discurso determinado de enfrentamiento, de rechazo, etcétera, pero luego los intereses verdaderos andan por otra línea y por debajo, actuando y teniendo relaciones y contactos, etcétera. A mí no me extraña que sea así. Además, para confirmar este dato, hace un par de meses el propio ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, que no hay duda de que es uno de los mejores amigos de Estados Unidos en la región, dijo literalmente que Irak había sido un botín que Estados Unidos había entregado a Irán. Estos datos son muy significativos. Veremos, posiblemente el futuro nos dará la razón en este sentido, el papel de Irán va a ser cada vez mayor en toda la región.

EC – En dos palabras, ¿qué futuro imagina usted para Irak, por lo menos a mediano plazo?

WS al K – A mediano plazo yo soy muy pesimista en cuanto al futuro de Irak porque sinceramente está cada vez más próxima la división de ese país en tres comunidades, está más próximo el enfrentamiento generalizado entre las diferentes comunidades. Si no se han enfrentado hasta ahora ha sido gracias a la sabiduría de algunos y de la mayoría del pueblo iraquí, de algunos dirigentes iraquíes, pero sinceramente, creo que la situación, por lo menos en el mediano plazo, va a ser peor y en el largo plazo ya no sabemos.

—————–
Edición: Mauricio Erramuspe