Expertos descartan que inflación llegue a 10% pese a salto mensual. BCU.

La suba de precios de septiembre de 1,21% fue la mayor en 18 meses. Para los analistas seguirán las presiones al alza aunque la inflación no llegará al 10%. Un director del Banco Central pide que todo el gobierno se comprometa en la lucha contra los precios.

El alza del Índice de Precios al Consumo (IPC) que se dio el mes pasado, llevó la inflación en 12 meses a 8,64%, lejos de la meta del equipo económico de entre 4% y 6%. En nueve meses de 2012 la inflación también se ubicó fuera de la meta, en 6,67%.

Este dato elevado para el mes -fue la mayor suba de precios para septiembre desde 2002- era esperado en el Banco Central (BCU) que incrementó el viernes la Tasa de Política Monetaria (TPM) de 8,75% a 9%. Con ello el efecto inmediato es una baja del dólar (ver nota aparte) y, por ende, una reducción de los precios de los productos importados.

«Por algo se puso el foco en la inflación y se subió la tasa (en la reunión del Comité de Política Monetaria del BCU el viernes), para dar la señal clara a los agentes de la firmeza con la que el BCU va a trabajar en los próximo meses», dijo a El País el director de la autoridad monetaria por el Partido Nacional (Alianza Nacional), Washington Ribeiro.

Para el director del Central, «el gobierno en su conjunto tiene que asumir el compromiso con el combate a la inflación». Agregó que «debe ser un compromiso de todo el Poder Ejecutivo y no solo del BCU o el Ministerio de Economía».

En ese sentido, Ribeiro insistió en que la preocupación por la inflación, «debe ser compartida por todo el gobierno» ya que más allá de la política monetaria hay variables que influyen en la suba de precios como «la política salarial» y de tarifas. Sobre esta última dijo que no es bajar las tarifas sino «generar la eficiencia necesaria para no tener que subirlas».

El funcionario remarcó que son necesarias «todas las señales que el gobierno pueda dar para que la inflación se ubique en el rango» de entre 4% y 6%.

La inquietud del director del Banco Central es compartida por los analistas privados que sostienen que se deja sola a la autoridad monetaria en la lucha contra la suba de los precios.

«El nivel de inconsistencia entre la política monetaria y la salarial y fiscal es significativo», dijo a El País el socio de Deloitte, Pablo Rosselli. «Si el gasto público sigue subiendo y estos niveles de salarios no se desaceleran la tasa de interés no va a ser suficiente» para moderar la inflación, agregó.

Es que si el BCU «siguiera aumentando la TPM generaría una tensión creciente -en cuanto a la competitividad- para sectores que no son exportadores de alimentos», aseguró.

Para la consultora CPA/Ferrere el «efecto total» de la suba de la TPM «tardará algunos meses en observarse sobre los precios domésticos». Explicó que «si bien el efecto sobre el tipo de cambio sería relativamente rápido, reduciendo las presiones sobre los transables (productos que se comercian con el exterior), el enfriamiento de la demanda interna actuaría con algunos meses de rezago y su efectividad no es evidente dado la evolución de los salarios».

POR ENCIMA DE 8%. Aún con este panorama, los analistas no prevén que la inflación llegue al 10% en la medición de 12 meses, lo que desataría ajustes de jubilaciones cada seis meses.

«Un escenario con la inflación sobre 10% no es el más probable, pero los riesgos han crecido, sobre todo porque los indicadores subyacentes (a los que se excluyen precios volátiles como frutas y verduras) ya se ubican en torno a 9,5% y por el aumento de los transables», dijo a El País el socio de Vixion Consultores, Aldo Lema.

«Habrá una moderación en los registros en el último trimestre, pero eso no alcanzará para que la inflación termine debajo de 8%», agregó. Esa consultora estima que la inflación en 2012 será de entre 8% y 8,5%.

Pablo Moya de la consultora Oikos señaló que «el hecho que la inflación este en 8,3%, no creo que genere un riesgo adicional a lo que ya percibíamos (inflación entre 7% y 8% interanual) por lo que descartamos que se sitúe próximo al 10%». Agregó que se mantiene la proyección de una suba de precios de entre 7,5% y 8% para todo 2012.

Para CPA/Ferrere el registro de inflación subyacente de 9,6% en los últimos 12 meses, enciende «una luz roja ya que dicho desvío compromete seriamente la estabilidad de precios de cara a los próximos meses».

Rosselli indicó que «salvo un shock negativo fuerte del exterior, es muy poco probable que la inflación baje significativamente de 8% en 2013. Para 2012, la consultora prevé un alza de precios por encima de 8%.

ALIMENTOS Y UTE. Los rubros que más incidieron en la suba de septiembre fueron alimentos y bebidas (+2,05%), vivienda (+7,62%) y salud (+1,70%).

En el primer caso, el aumento se explica por el encarecimiento de frutas (8,39%), carne (2,66%) y legumbres y hortalizas (2,11%) y en vivienda se debió principalmente a electricidad (3,95%), por el ajuste de tarifas y las menores bonificaciones del Plan Ahorro de Energía de UTE.

Fuente: EL PAIS ECONOMIA 03/10/2012 Página 11