Expertos en Inteligencia con acceso a PC: la Policía veía venir un problema

En el año 1976, el por entonces mayor José Gavazzo era uno de los jefes del Servicio de Información de Defensa (SID) del Ejército, y se le ocurrió una idea para trasladar desde argentina a un grupo de presos pertenecientes al Partido por la Victoria del Pueblo (PVP). Experto en operaciones de inteligencia y contrainteligencia, Gavazzo montó un operativo ficticio en un chalet llamado Susy, en el balneario Solymar, metió allí a los detenidos junto con algunos oficiales, e hizo creer a la opinión pública que las Fuerzas Conjuntas habían detenido a una célula subversiva. Luego, fue el propio Gavazzo quien leyó el comunicado oficial que dio a conocer la “noticia”. Un detalle: uno de los oficiales de Inteligencia que se “disfrazó” de subversivo y que incluso salió con los brazos en alto posando de detenido fue el policía Ricardo Medina.
El gobierno, la Justicia, y la Policía que hoy custodia a Gavazzo, a Medina y a otros nueve ex oficiales presos por violaciones a los derechos humanos, sabe que ese grupo de detenidos dedicó años de su vida a tareas de Inteligencia. Es lo que saben hacer, y lo siguieron haciendo incluso después de retirados porque, quienes trabajan en ese ambiente lo saben bien: un oficial de inteligencia nunca se retira del todo.

Por esa razón, al tiempo que les autorizó a ingresar computadoras a sus celdas del centro de reclusión número 8, la Policía abrió mucho los ojos porque sabía que iba a haber problemas, según dijeron varias fuentes.

La aparición primero de una página en la que los ex oficiales se reivindican como presos políticos y despotrican a diestra y siniestra contra el sistema, y luego de otro portal contra la reelección del presidente Tabaré Vázquez, empezaron a confirmar el temor a que surgieran complicaciones.

Desde bastante antes del día en que una guardia cárcel se plantó firme ante la hija de Ricardo Medina y le prohibió la entrada de dos CD codificados, las autoridades sospechaban que los detenidos estaban intentando ingresar un pen drive que les permitiera entrar a Internet de forma inalámbrica.

Tras la requisa de los CD, la Justicia pidió que se incautaran todas las computadoras que tenían los ex oficiales, en tanto que los policías buscaron por todos los rincones para ver si existía esa “antena” que les hubiera permitido una conexión. La búsqueda resultó infructuosa, aunque se encontraron más de 100 CD en poder de uno de los detenidos. Las primeras informaciones indican que los detenidos se pasaban información de “personalidades”, entre ellas la fiscal Mirta Guianze –que fue la que pidió sus procesamientos– para, eventualmente, colgarla en su página www.envozalta.net.

Fuentes de la investigación dijeron que otra de esas personalidades que figura mucho en la información requisada es Jorge Vázquez, hermano del presidente de la República.

¿Esos CD ingresaron todos con la anuencia de las autoridades carcelarias? Quizás sí, quizás no. De hecho, fuentes de la investigación dijeron que ya en otras oportunidades los guardias encontraron documentos entre la ropa de familiares de Medina y que de la misma forma pudieron ingresar otro material. Silvana Medina, hija del ex policía, reconoció que una vez intentó ingresar entre sus ropas documentos de la defensa, que fueron descubiertos por la guardia, y que se disculpó por eso. Ahora que el preocupante tema de las computadoras estalló, lo que algunos se preguntan es si, pasada la instancia, los 11 detenidos en la cárcel especial volverán a contar con PC en sus celdas. Las fuentes dijeron que la decisión recaerá sobre el Ministerio del Interior.