Exploran caminos para mejorar exportaciones a Estados Unidos

Estados Unidos y Uruguay están explorando todos los caminos que, sin significar acuerdos preferenciales por fuera del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y sin afectar otros acuerdos que tienen ambos países con otros, puedan mejorar las exportaciones uruguayas al mercado estadounidense. Según nuestros informes, se exploran mecanismos que no signifiquen acuerdos formales en varias áreas, entre ellas compras gubernamentales y propiedad intelectual.

Esta es una de las conclusiones de la visita que el representante adjunto de Comercio de Estados Unidos, Peter Allgeier, realizó a nuestro país. La otra es que la principal prioridad de Estados Unidos sigue siendo tener el ALCA acordado para el 1 de enero de 2005.

Allgeier participó ayer en una reunión de la Comisión Bilateral Uruguay-Estados sobre Comercio e Inversión, almorzó en la residencia presidencial de Suárez y Reyes con el presidente Jorge Batlle, con el ministro de Economía, Isaac Alfie y con el canciller interino, Guillermo Valles, y previo a viajar hacia Argentina, ofreció una conferencia de prensa.

PUNTO FOCAL. «El punto focal de las reuniones fue el ALCA y confirman que Uruguay y Estados Unidos tienen una muy similar visión de la iniciativa y de los beneficios que puede traer a nuestros pueblos», dijo Allgeier.

El ALCA deberá ser «ambicioso», «abarcador», «multilateral» y «contener reglas de acceso a mercados», señaló.

«La política de los Estados Unidos y de la Administración del presidente George Bush, ha sido la de simultáneamente negociar en el nivel global de la OMC, a nivel regional con el ALCA y también bilateralmente con países de América Central, Australia, Marruecos y Sudáfrica. En este momento no vamos a negociar nuevos acuerdos bilaterales, hasta que completemos los que tenemos en marcha. No se ha tomado decisión respecto a con quiénes vamos a negociar luego», comentó.

«Mientras tanto estamos consultando con otros socios, incluyendo Uruguay, respecto a cómo podemos llegar al libre comercio lo más rápido posible», aclaró.

Aunque Allgeier no lo dijo, se supo que este es el contexto en que se están explorando mecanismos para facilitar la mejora de las exportaciones uruguayas a Estados Unidos en varios sectores.

No obstante, todo dependerá del resultado de la reunión ministerial del ALCA que se realizará en Miami entre el 16 y el 21 de noviembre. A este encuentro se le considera clave, pues si no produce resultados en función de las diferencias existentes entre Estados Unidos y algunos países, especialmente Brasil, podría haber un cambio en la estrategia norteamericana y buscar entonces acuerdos bilaterales con más países que confluyan igualmente en el ALCA.

MENSAJE. Allgeier reiteró ayer un mensaje significativo dirigido, fundamentalmente a Brasil. «El área de libre comercio continental debe conformarse aún cuando algunos países no la quieran integrar. Cada país tendrá que decidir por sí solo si mañana estará mejor si firma el acuerdo o si no firma el acuerdo. Ciertamente no es razonable si 33, 32 o 30 países deciden que eso está en su interés y que se queden atrás, porque uno, o dos o cuatro decidan que no firmarán», subrayó.

Agregó que «lo ideal» es que firmen el acuerdo de conformación del ALCA los 34 países que hoy lo negocian, pero recordó que la Unión Europea ha ido incorporando miembros en forma gradual, dando a entender que algo similar podría pasar con el área de libre comercio continental.

También valoró positivamente que en la reciente reunión de la OMC en Cancún, Uruguay no haya formado parte del G-22, al que consideró como un elemento de «división» que apunta a la confrontación «Norte-Sur» y que incorporó a países como la India que no está interesada en la liberalización del comercio agrícola.

«Una cosa interesante es que Uruguay continuó focalizándose en la reforma de la agricultura y en cómo unir a la gente para lograr eso. Para utilizar un término del baseball, Uruguay mantuvo su ojo en la pelota y la pelota era la reforma agrícola», señaló.