Exploran un acuerdo comercial con Corea: carne por tecnología

Me vendés la tecnología y te la pago con carne”. Así, un jerarca del actual gobierno resumió el negocio que Uruguay pretende hacer con Corea del Sur para adquirir tecnología de punta para el acceso a Internet, algo que contribuiría al desarrollo del Plan Cardales y terminaría de abrir un mercado cárnico clave para el país.
Una delegación del gobierno viajó recientemente a Corea para conocer elementos tecnológicos que puedan servir a Uruguay para el desarrollo de sus planes de conectividad. Los integrantes de la comisión volvieron maravillados con todos los avances observados.

El ministro de Industria, Raúl Sendic, presentará hoy un informe en el Consejo de Ministros sobre el viaje y luego informará a la prensa acerca de los pasos a dar en los posibles acuerdos con Corea del Sur. Según dijeron a El Observador fuentes del gobierno de Tabaré Vázquez, el informe también será presentado al gobierno electo de José Mujica.

El siguiente paso es un encuentro por abril o mayo entre la comisión bipartita de ambos países con el objetivo de firmar un memorando de entendimiento de cooperación técnica para el tema tecnología.

En Corea del Sur, las autoridades uruguayas observaron distintos tipos de tecnologías que pueden ser adquiridas para cumplir con el objetivo de dar conectividad a todos los uruguayos a Internet. Allí apreciaron tecnologías que permiten tanto la conexión por banda ancha, como a través de Internet inalámbrico: WiFi, WiMax, WiBro.

A cambio. La posibilidad de que Uruguay le pueda vender productos naturales a Corea del Sur es alta. Ese país tiene un “crecimiento explosivo” de la clase media, con un Producto Bruto Interno (PBI) per cápita en constante crecimiento, están muy bien posicionados en la economía del mundo, pero no tienen más áreas cultivables, explicó un jerarca uruguayo.

Por lo tanto, “son demandantes muy importantes de alimentos”, sostuvo. “Vendeme la tecnología y yo te pago con carne, arroz y queso”, repitió.

En setiembre de 2008 el presidente Tabaré Vázquez viajó a Corea del Sur y desde entonces las relaciones se intensificaron.

En aquel momento las autoridades de ambos gobiernos comenzaron a negociar distintos acuerdos. El más importante para los intereses uruguayos es el ingreso de la carne vacuna fresca.

En ese viaje, ambos países avanzaron también en la posibilidad de realizar un acuerdo de promoción y protección de inversiones por US$ 400 millones.

Hasta el momento, el mercado cárnico de Corea del Sur solo recibe carne vacuna uruguaya termoprocesada –cocida– sin hueso. Sin embargo, no se lograron envíos por volúmenes importantes y en las estadísticas del Instituto Nacional de Carnes figura una venta de 28 toneladas en febrero de 2007.

El gobierno espera que sus pares coreanos hagan una excepción y acepten carne vacuna fresca sin hueso procedente de Uruguay, un país libre de fiebre aftosa con vacunación, tal como hicieron Estados Unidos y México.

Una misión sanitaria de Corea del Sur llegó al país como parte del análisis de riesgo en marcha y es la condición previa para la autorización. Los buenos precios que paga es uno de los atractivos que tiene ese mercado para la carne vacuna uruguaya. Corea es el país con mayor consumo de carne vacuna per cápita del sudeste asiático.

Proyectos. Del viaje a Corea del Sur en 2008, el gobierno de Vázquez trajo varias propuestas de inversión. La empresa Kepcto –que tiene 20 centrales nucleares, que producen el 40% de la energía local– planteó construir una central nuclear.

Otra empresa propuso una inversión forestal. Sería el Grupo Hyundai Heavy Industries, dedicado a la construcción de buques de gran tamaño. En tanto, el grupo Posco, cuarto productor siderúrgica nivel mundial, también presentó una propuesta de inversión por US$ 200 millones.