Explosión de conflictos; la mitad con ocupación

En enero-febrero hubo 26 conflictos laborales, lo que significó un aumento de 136% respecto a los 11 que se registraron en igual bimestre de 2005, informó el Programa de Modernización de las Relaciones Laborales de la Universidad Católica. En enero la cantidad de conflictos se cuadruplicó y en febrero subió 41%.

Entre enero y febrero se perdieron 33.483 jornadas laborales y los conflictos involucraron a 37.632 trabajadores. El informe universitario consigna que el aumento registrado en el primer bimestre se debe, en parte, a la “extremadamente baja conflictividad” de enero-febrero de 2005.

Del total de conflictos, la mitad derivó en la ocupación de los lugares de trabajo y esa medida de lucha explicó el 40% del total de horas perdidas. Según el informe, en promedio, en los últimos 10 años la proporción de conflictos laborales con ocupación ascendió a 15% del total.

El 84% de los conflictos que hubo en los dos primeros meses de 2005 se registró en el sector privado. La industria manufacturera y el transporte fueron los sectores con mayor conflictividad al inicio de 2005. Nueve de las 13 ocupaciones registradas en enero-febrero se dieron en industrias (Becam, Naussa, Fanacif, entre otras).

La tercera parte de los conflictos fueron por motivos de despidos, tercerizaciones o ante el peligro de la pérdida de fuentes de trabajo, precisó el estudio de la Ucudal. De ese grupo casi la totalidad derivó en la ocupación del lugar de trabajo.

El otro tercio de los conflictos fue motivado por reclamos de mejoras en las condiciones de trabajo. En ese grupo se incluye el paro de transporte colectivo derivado del asesinato de un chofer de la firma Raincoop en enero.

Los reclamos por salarios representaron 23% de los conflictos e incluyeron paros en la Administración Pública (DGI e Intendencia Municipal de Montevideo) y en la mutualista Casa de Galicia (por atraso de pagos).

El informe analiza el aumento en la proporción de ocupaciones y señala que al momento de elegir cómo movilizarse los gremios consideran los riesgos y la posibilidad de lograr sus objetivos. Y concluye: “Las ocupaciones actualmente suponen un riesgo muy bajo para los trabajadores y los hechos indican que en la mayoría de los casos logran lo que buscaban”.