Exportación de rolos y chips cayó 80% en primer semestre.

EXISTE «enorme preocupación» a nivel de los productores madereros por la estrepitosa caída de los precios internacionales que no vislumbra un escenario de certezas de cara al futuro. «Es un desastre. Los precios internacionales de la madera son una verdadera incógnita», sentenció.
«No hay demanda externa, salvo algunas excepciones», dijo Cardozo a Ultimas Noticias, quien también informó que «se ha cortado la cosecha», por lo que solamente se talan árboles en función de los pedidos puntuales de la empresa Botnia.
Precisamente la demanda de la papelera finlandesa ubicada en Fray Bentos, es la que está sosteniendo de alguna manera el funcionamiento del sector en el país.
«En Uruguay lo que está funcionando es la celulosa, pese a que la remisión no ha crecido, al menos se ha mantenido en los mismos niveles», indicó Cardozo.
Vale puntualizar que en la actualidad la planta uruguaya de Botnia es la única que está produciendo al 100% de su capacidad. En efecto, de las cuatro pasteras que posee la empresa, la de Finlandia ha dejado de producir, y las otras dos funcionan al 75% de su capacidad.
Sin embargo, para Cardozo tampoco en este rubro el panorama es alentador en virtud de que «en los últimos meses el precio internacional de la celulosa cayó a la mitad, y recién ahora se está recuperando pero muy lentamente».
Otro segmento importante en el desempeño de la industria forestal uruguaya es la producción de tableros y madera aserrada. En este aspecto el ejecutivo de la Sociedad de Productores dijo que «la caída ronda el 30%», tras haberse cerrado el principal mercado comprador, Estados Unidos.
De todas formas para estos productos «existen mercados más amplios a nivel de Europa y Asia que continúan demandando por precios 30% más bajos».
En este sentido informó que las plantas importadoras, fundamentalmente asiáticas, antes producían sobrestockeadas con el abastecimiento internacional, el uruguayo entre otros, pero en la actualidad se limitan a producir con sus stocks existentes, sin ampliarlos.

CAEN PRECIOS, NO VOLÚMENES
El tema de los precios internacionales no sólo preocupa a Uruguay. En efecto, a fines del pasado julio, en Argentina se realizó un seminario denominado «Oportunidades de negocios para el sector forestal en el contexto económico internacional». La instancia reunió a representantes de empresas y profesionales destacados de la región, entre ellos el ingeniero Gustavo Cetrángolo, un consultor que trabaja desde hace 33 años en la temática forestal.
En su ponencia el especialista consideró que más allá de la crisis mundial, la/lemanda de productos forestales aún crecerá significativamente hasta 2015, liderado principalmente por los países asiáticos. «Las caídas que enfrentará el mercado será principalmente de precios, no de volumen», dijo.
Según las proyecciones de la consultora europea Poyry sobre el consumo global de madera aserrada, «la recesión la afectó fuertemente, en par, ticular, en los mercados más importantes de Europa y EE.UU.
La demanda se prevé que comience a recuperarse ya en 2010, pero necesitará aún tiempo para alcanzar los niveles alcanzados», señaló Cetrángolo.
En una visión global general, entre los desafíos que debe enfrentar el sector forestal, el consultor sostuvo que se está viendo el cambio de enfoque sobre el uso de bosques nativos a plantaciones forestales para satisfacer la creciente demanda de fibra virgen.
«No es casualidad que en Uruguay se concreten importantes inversiones en el sector; aún en momentos de crisis mundial aparecen grupos importantes que tienen la visión de que este es un negocio de largo plazo (Botnia, Stora Enso, Arauco), las crisis pasan y hay que estar posicionados de la mejor forma posible», explicó.