Extreman la vigilancia sobre la planta de Botnia

La Prefectura Nacional Naval, la Policía de Río Negro y la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII) extremarán los controles sobre la planta de Botnia en Fray Bentos en los días que restan para que el gobierno conceda la habilitación para que la empresa finlandesa comience a funcionar, dijeron a El Observador fuentes oficiales.
Ayer los asambleístas de Gualeguaychú amenazaron con realizar “acciones no anunciadas” con el objetivo de “abrir nuevos frentes de lucha” contra la pastera, según informó el diario Clarín.

El asambleísta Jorge Fritzler advirtió además que dentro de esas acciones no se descarta un acto de repudio contra el presidente Tabaré Vázquez cuando éste inaugure hoy una barcaza de la empresa finlandesa en el dique de la Armada, en el Cerro.

En tanto, se espera que la Dirección Nacional de Bomberos concluya el informe técnico sobre el incendio de varios vehículos ocurrido en la ciudad de Mercedes hace dos semanas. Esos vehículos, entre ellos un ómnibus, eran utilizados para trasladar personal que trabaja en la planta de Botnia.

La Policía sospecha que el episodio pueda ser intencional y, eventualmente, protagonizado por grupos locales y no por piqueteros argentinos. Los investigadores ya estaban convencidos de que el robo que se produjo en mayo del año pasado de miles de plantas de un vivero en Paysandú perteneciente a la empresa finlandesa fue responsabilidad de ambientalistas uruguayos. “No son invulnerables”, se leía en un cartel que dejaron en aquella oportunidad.


Alerta. La preocupación de las autoridades locales aumentó la semana pasada cuando, ante la inminencia de la habilitación a Botnia, que luego se frustró, investigadores que trabajan en Fray Bentos y en Gualeguaychú elevaron un informe según el cual se estaba gestando algún tipo de acción directa sobre la planta. Según esta información, un sector radicalizado de los piqueteros de Gualeguaychú, que actúa aislado del grueso de los manifestantes, hizo una serie de reuniones donde se manejó la necesidad de acciones directas.

En esas reuniones aparecieron personas que hasta el momento no habían sido vistas en campamentos y en piquetes.

Simultáneamente, fuentes del gobierno dijeron poseer información de que “mano de obra desocupada” de la Secretaría de Inteligencia (SIDE) argentina colabora con los piqueteros para generar algún tipo de acción propagandística que entorpezca un posible acercamiento entre los gobiernos de Uruguay y de Argentina tras el triunfo electoral de Cristina Kirchner, quien anunció que viajaría a Montevideo para reunirse con el presidente Tabaré Vázquez.

Fuentes oficiales dijeron que resulta más probable alguna acción de este tipo que un operativo directo sobre la planta, ya que por una cuestión geográfica no resulta fácil acceder a ella.