FA define los plazos para aprobar la rebaja del IVA

La bancada del Frente Amplio será hoy el escenario del debate acerca del proyecto tributario de devolución de los dos puntos de IVA para las compras con tarjetas de crédito y el descuento total del impuesto para los usuarios de las tarjetas del Ministerio de Desarrollo Social.

En ese marco, el MPP planteará la conformación de una comisión para la modificación del texto original redactado por el Ministerio de Economía.

En la reunión de bancada del Espacio 609, se estableció ayer que integren la comisión los diputados Alejandro Sánchez y Gonzalo Mujica.

En la coordinación de hoy se le dará ingreso al proyecto, que será tratado por primera vez en comisión mañana miércoles, dijo el diputado Mujica.

Fuentes del Espacio 609 dijeron a El País que en el encuentro de ayer se cuestionó al proyecto del Ministerio de Economía. Además se expusieron dudas respecto a la bancarización, por la cual se pretende descontar a los usuarios de las tarjetas Mides la totalidad del IVA de los productos que compren por esa vía.

Según el MPP, la rebaja de dos puntos porcentuales «no tendrá gran efecto en los productos más básicos que tributan un 10% de IVA y esos son los más consumidos por los pobres», explicó a El País uno de los participantes de la reunión.

El sector del presidente José Mujica desconfía del proceso de «bancarización» propuesto por el astorismo y entiende que no están dadas las condiciones técnicas para comenzar a descontar el IVA en las compras que se realicen con tarjeta de crédito o débito.

Sin embargo, la mayor duda del sector radica en que el Estado debe hacerse cargo de una renuncia fiscal muy importante, la cual «no hay seguridad de que llegue a los sectores más pobres».

En la reunión de bancada hoy, el MPP propondrá integrar al debate a Alianza Nacional, sector que había manifestado su interés de negociar modificaciones al proyecto con los legisladores del Espacio 609.

TIEMPOS. Los legisladores del MPP sostienen que el proyecto de rebaja del IVA no se podrá votar antes de que finalice el año. «En la reunión del Espacio 609, lo que se dijo es que Astori está de acuerdo en no apurar este proyecto, para que se pueda estudiar detalladamente», indicaron varios participantes del encuentro.

Por su parte, Sánchez señaló a El País que «es difícil» que se apruebe antes de fin de año, pero añadió que «se le puede otorgar un tratamiento ágil, como el que tuvo el impuesto a la tierra».

En tanto, el diputado Carlos Varela (Asamblea Uruguay) dijo a El País que su sector planteará hoy en la reunión de bancada que el proyecto «se trate lo más rápido posible», para aprobarlo en lo que resta del año. «Nos parece que es algo viable, porque es un tema que se trabajó mucho dentro del gobierno y se resolvió hace meses en el Consejo de Ministros».

A eso agregó que «no se quieren generar conflictos, pero se cree que la rebaja del IVA es conocida dentro del Frente Amplio y están dadas todas las condiciones para aprobarlo rápidamente. Es un tema de voluntad política», explicó Varela.

Por su parte, el Partido Socialista adelantó que no está de acuerdo con el texto original y planteará modificaciones.

Asimismo el Comité Central del Partido Comunista ratificó en su reunión del domingo 4 que se debe cumplir con el programa del Frente Amplio, para asegurar la devolución del IVA. Sin embargo, preocupa al sector la pérdida de recaudación del Banco de Previsión Social que traerá aparejada la medida de rebaja del impuesto. El organismo recibirá cinco puntos de los siete que se le destinaban, por lo que existe temor a que sus finanzas se puedan ver afectadas, dijo a El País la senadora suplente Alicia Pintos.

RENUNCIAS. En la columna que publicó en la agencia de noticias Uy Press, Esteban Valenti expresó que en el astorismo «hay que considerar seriamente las renuncias. Y lo digo en plural. Creo que estamos llegando al límite».

Valenti -ex asesor de Tabaré Vázquez- sostuvo que «nadie le puede pedir a ningún compañero (si todavía esa palabra tiene algún valor) que participe de un proceso de desgaste, de deterioro, de complicidad con algo en lo que no cree o lo que es peor, que llevará al país a serios problemas en un momento muy particular de la situación económica global. Y si lo que se quiere es eso, sus renuncias, se podría ser más directos y trasparentes», señaló.

El publicista entiende que «se sigue picoteando desde varios frentes al equipo económico y a su conducción y se erosiona su principal instrumento de trabajo: la confianza. Al final, no vale la pena seguir», insistió.