FA quebrado en dos bloques tras la reunión con Vázquez

La insistencia del mandatario Tabaré Vázquez de no aumentar el gasto, pero al mismo tiempo afirmar que respetaría la decisión del Parlamento, llevó a que algunos sectores se replegaran tras la posición presidencial y otros ratificaron su compromiso con incrementar los recursos para la educación.

La Vertiente Artiguista que respaldaba el aumento, se alineará detrás de Vázquez al igual que el Nuevo Espacio, Alianza Progresista y Asamblea Uruguay. En cambio, el Espacio 609, Fidel, Partido Comunista, Compromiso Frenteamplista y el grupo Cabildo ratificaron su decisión de promover el aumento. En el Espacio 90 las posiciones estaban divididas. Los votos del Partido Socialista serán determinantes para que uno de los bloques obtenga la mayoría.

En tanto, en la reunión que Vázquez mantuvo con los legisladores, el mandatario señaló en clara alusión a los integrantes de Asamblea Uruguay, que no tenía «vocero» y que no daba «lineazos», porque creía en la separación de poderes. «Si quiero que se respete al Poder Ejecutivo se debe respetar al Poder Legislativo», afirmó. Advirtió que si hubiera querido enviar alguna señal respecto a su posición, lo hubiera hecho a través del secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, quien participó de la reunión de ayer en Suárez.

En su intervención, que se extendió por unos 30 minutos, el presidente aseguró que el proyecto de Rendición de Cuentas era de todo el gobierno del Frente Amplio y que todos los ministros tuvieron oportunidad de realizar sus planteos. Calificó de «legítimos» los reclamos en materia de educación, salud, policías y Poder Judicial, por considerar que fueron postergados, pero alertó «que no hay espacio» para aumentar el gasto y que los U$S 185 millones «es lo máximo» a lo que el gobierno puede llegar. «Si el Poder Ejecutivo abre la canilla, ¿cómo la cerramos después? El Poder Ejecutivo debe priorizar», sentenció.

Consideró «seria» la propuesta elaborada por los legisladores para aumentar el gasto en educación en U$S 30 millones, pero insistió en su posición de no incrementar más los recursos.

«Me preocupa el tema inflacionario, no por los problemas técnicos, sino por convicción ante los hechos puntuales y coyuntura que se puedan generar», explicó. Como ejemplo citó las consecuencias que aparejaron en los precios de las hortalizas las inundaciones y «los operadores que especularon con el supergás».

Strip Tease. Para Vázquez, el Poder Ejecutivo actuó con «transparencia» para definir los contenidos de la Rendición de Cuentas. «Una cosa es la transparencia y otra un strip tease», puntualizó. «Saben cuál es mi posición y no la voy a cambiar. Respeto la autonomía del Parlamento y voy a acatar lo que resuelva la mayoría del Parlamento. Este no es un tema de conciencia, no es un tema de principios, no es un dogma. Si lo fuera, el presidente tomaría posición, pero sí es de responsabilidad», subrayó.

Si bien dejó en manos de los legisladores la definición final del tema, les recalcó que se debía actuar con responsabilidad. Aseveró que en caso que la mayoría de la bancada oficialista se pronunciara a favor del incremento para la educación, eso no «implicará confrontación ni un resquebrajamiento» con los legisladores.

«No sé si sirve de algo la palabra del presidente, pero nos comprometemos a llegar al final del período otorgando el 4,5% del PBI a la educación de acuerdo a los parámetros internacionales», expresó al despejar las dudas de la bancada y contradecir en parte al equipo económico, que estimó que en 2009 se llegaría al 4,2% o 4,3% del PBI.

Financiamiento. Las apreciaciones del mandatario fueron realizadas luego que la diputada Silvana Charlone, en nombre del Espacio 90, del Espacio 609, del Partido Comunista, Fidel y Compromiso Frenteamplista, expusiera la forma en que se podrían financiar los U$S 30 millones adicionales para la educación. Charlone dijo que existían U$S 45 millones en caja de la venta del ex Banco Comercial, recordó las utilidades del Banco República, como así los beneficios de las transacciones por el petróleo con Venezuela. Señaló que el planteo «era responsable» sólo se reclamaban U$S 30 millones. Subrayó que la propuesta no tenía efecto «inflacionario».