FA tiene menos de un año para acordar candidato

Tic, tac. La cuenta regresiva para intentar dilucidar en diciembre la difícil cuestión de la candidatura presidencial en el Frente Amplio comenzó ayer con el rechazo definitivo de Tabaré Vázquez a la reelección.
El mandatario explícitamente dejó en manos de la fuerza política la nominación del aspirante a la sucesión presidencial, que hasta ahora no ha logrado consenso en torno a ninguno de los dirigentes que potencialmente están en posición de pugnar por la candidatura.

Y la reacción más importante a la definición de Vázquez vino del líder más popular de la izquierda, José Mujica. El ministro consideró ayer que la reelección es “un tema terminado” y, respecto a su eventual candidatura, manifestó: “Difícil que el chancho chifle”.

También consideró que ni él ni Danilo Astori son buenos candidatos porque dividen opiniones en la izquierda. Reiteró su convicción de que la ausencia de consenso en torno a un postulante obligará a realizar elecciones internas como marca la Constitución, el 27 de junio de 2009.

Esos comicios son obligatorios y simultáneos en todos los partidos para designar un candidato único por lema, según marca la Constitución desde 1996. Mujica dijo que él ganaría “sin problemas” la lid interna, pero manifestó que su presentación significaría reabrir debates de “hace 40 años”.


Valenti contra Mujica. Pero antes de esas definiciones, el ex asesor de campaña de Vázquez, el empresario Esteban Valenti, había concluido lo contrario. En un artículo publicado en el suplemento Bitácora del diario la República hace dos semanas, Valenti, un hombre con llegada al presidente, hizo una lectura minuciosa de un reciente reportaje concedido por Mujica al semanario Búsqueda. El empresario concluyó, sin dudas, que Mujica será precandidato luego de leer sus expresiones en las que rechazó la reelección presidencial, mencionó su buena salud y apeló a la elección interna para resolver el tema de la candidatura (ver http://www.bitacora.com.uy/hnnoticiaj1.cgi?1298,7,7,7,,0,0).

Y luego de ello manifestó: “Mujica candidato a presidente no expresa a la izquierda uruguaya en su conjunto. En temas demasiado importantes. No del pasado, sino del presente y del futuro”. Mujica, que sobre su propia candidatura ha expresado distintas posibilidades y en ningún caso fue categórico, tiene hoy un inmenso poder en la definición del asunto, sobre todo cuando hoy su rival de siempre, Danilo Astori, atraviesa un mal momento político. El líder de Asamblea Uruguay tiene 8% contra 31% del MPP según la última encuesta de Factum.


Candidatos. Mujica está en la primera línea de posibles candidatos igual que Astori y sólo por voluntad propia puede ceder el paso a un postulante que tenga su apoyo, ya sea en una negociación dirigida a obtener un acuerdo de consenso o a competir en una elección interna. Esa posibilidad comenzó a surgir con fuerza luego de que Mujica lanzara la idea y ya recibió el apoyo explicito del conductor del Nuevo Espacio, Rafael Michelini. En filas socialistas comenzó a visualizarse que esa opción es inevitable.

Astori, un hombre hasta ahora resistido en su fuerza política pero con la mejor imagen en los sectores de centro extrafrentistas, fue castigado por defender al ex director nacional de Casinos, preso por irregularidades al frente de las salas de juego municipales durante la gestión anterior.

La dirigencia de la coalición prevé que Astori y Mujica renuncien a los ministerios para dedicarse a la política, mientras se prepara el congreso de abril, que tratará de designar un nuevo presidente del Frente, algo que la ausencia de acuerdo impidió en diciembre.

Las conversaciones sobre las candidaturas, que ya están a la orden del día, tomarán forma hacia fin de año, cuando se reúna el congreso del FA para nombrar al postulante de la izquierda.

En la segunda línea de posibles candidatos para un acuerdo hay varios dirigentes: el director de OPP, Enrique Rubio, el intendente de Canelones, Marcos Carámbula, el presidente de ANCAP, Daniel Martínez, y el vice Rodolfo Nin.

El organismo representativo del Frente tendrá en sus manos rubricar un entendimiento de cúpulas o bien habilitar la competencia entre varios dirigentes del Frente, la alternativa que todos tratarán de evitar.

Despejada la duda sobre la reelección, de igual modo las miradas están sobre Vázquez. ¿Intervendrá en el tema candidaturas? Nadie lo sabe.