FA vota cláusula de paz a pesar de rechazo sindical y empresarial.

Sectores empresariales rechazan la cláusula de paz que los legisladores del Frente Amplio se disponen a incluir en el proyecto de ley de negociación colectiva para el sector privado. Los empleadores reclaman un artículo que impida el planteamiento de conflictos vinculados a la totalidad de la plataforma sindical negociada en los Consejos de Salarios. Consideran insuficiente que la norma solo impida las medidas sindicales relacionadas a los puntos acordados en convenios colectivos, tal como promueve el oficialismo.
Además, insisten en que la nueva normativa, tal como está planteada, regulará solamente al sector empresarial, no haciéndolo de la misma manera con los sindicatos.

Desde filas contrarias, el PIT-CNT entiende que la cláusula de paz es uno de los contenidos de la negociación entre empleadores y trabajadores, pero no del marco legal que la regula.

Es el sector liderado por José Mujica, candidato a la Presidencia por el Frente Amplio para las elecciones de octubre, el que propone incluir la cláusula de paz en la ley de negociación colectiva para el sector privado.

El senador del Espacio 609 Víctor Vaillant dijo a El Observador que la propuesta fue apoyada por la”enorme mayoría” del Frente Amplio. Precisó que únicamente tuvo la objeción del senador comunista Eduardo Lorier, y precisó que no refiere al contenido, sino a que los plazos parlamentarios son exiguos para la aprobación de la iniciativa.

De prosperar la inclusión de la cláusula de paz en el articulado, el proyecto deberá volver a la Cámara de Diputados, para una nueva consideración. Luego de ello, retornará a la Cámara de Senadores para la sanción definitiva.

El proyecto ya sufrió modificaciones antes de ser aprobado en la Cámara de Diputados. Quedó dispuesto que los Consejos de Salarios podrán establecer condiciones de trabajo, siempre que ellas sean acordadas entre empleadores y trabajadores.

Anteriormente se había anunciado –y finalmente ocurrió– que los artículos referidos a las ocupaciones serían retirados del proyecto de ley. Mujica se había reunido con los presidentes de las cámaras de Industrias y de la de Comercio el 22 de junio pasado.

En ese encuentro se comprometió a estudiar la iniciativa del Poder Ejecutivo, luego de explicar que no la conocía en profundidad. Con la presentación del proyecto de ley a la comisión de Legislación de la cámara alta, también llega una nueva modificación propuesta por el sector que lidera Mujica.

Offside. El asesor laboral de la Cámara de Comercio, Juan Mailhos, explicó la posición empresarial. “En la negociación el sindicato trae 30 aspectos y se acuerdan seis. Quedás en offside con los otros 24 temas y después, en relación a ellos, enseguida comienzan a aplicar medidas de fuerza”, dijo a El Observador. Por eso, el asesor sostuvo que la cláusula de paz debe incluir toda la plataforma reivindicativa presentada por los sindicatos en la negociación.

Liberales. Consideró que además deben establecerse cuáles serán las consecuencias del incumplimiento de la cláusula por parte de uno de los involucrados en el acuerdo.

Para Mailhos, la consecuencia no debe ser otra que la caída del convenio colectivo y, por ende, todos los beneficios que en él se hayan acordado.

El presidente de la Cámara de Industrias, Diego Balestra, sostuvo que es mejor tener la cláusula dentro del proyecto que no tenerla. Pero agregó que esta inclusión no alcanza ni soluciona el problema de fondo.

Para la Cámara de Industrias, el sistema de negociación colectiva solamente funcionará si regula todas las partes involucradas en la gestión.

“Como liberales preferimos un sistema no regulado, pero si hay que regular, queremos que se regule todo”, sostuvo Balestra.

Los industriales pretenden una ley “balanceada y armónica”, que contemple a empleadores y trabajadores.