Facilitan un acercamiento con mutuas concesiones

En ese esquema, planteado por el periodista Joaquín Morales Solá en su columna dominical del diario argentino La Nación, el primer paso podría producirse a fines de este mes, cuando se reúnan en Nueva York los cancilleres de ambos países, Reinaldo Gargano y Jorge Taiana, el secretario de la Presidencia Gonzalo Fernández y el jefe de gabinete argentino Alberto Fernández, quienes ya habrían sido citados a un almuerzo por el representante del rey Juan Carlos, el embajador Antonio Yáñez Barnuevo, cuando visiten esa ciudad con motivo de la asamblea general de la ONU.

Adicionalmente, está el hecho de que los presidentes Tabaré Vázquez y Néstor Kirchner concurrirán a esa reunión en Nueva York. «Podría surgir de ese almuerzo el trazo grueso de un acuerdo eventual, que se iría puliendo durante más de un mes, hasta la cumbre de San-tiago. Funcionarios uruguayos confían que en Chile se firmará el acuerdo» entre los mandatarios, sostuvo el periodista Morales Solá.

Asimismo, afirmó en su columna que «dos personas presionan indirectamente» para que se formalice el acuerdo en noviembre: una es el rey Juan Carlos y la otra es Cristina Kirchner. «La diplomacia española no permitirá nunca la sensación política de que el rey ha fracasado, cuando el fracaso sería el resultado de la terquedad de los otros», afirmó el periodista. En el caso de la esposa de Kirchner, indicó que la actual administración de su marido se ha propuesto «despejarle el camino de algunas malezas complicadas», como la situación con Uruguay.

DOS CAMBIOS. Para cimentar el acuerdo del que se habla, Morales Solá dio a conocer que diplomáticos argentinos estudian dos modificaciones probables de la posición de ese país. Una es terminar con la participación de funcionarios de carrera, sin capacidad de decisión política, en las reuniones convocadas por el enviado real, porque se piensa que eso «desgasta» el papel del rey. La otra modificación consistiría en aceptar el monitoreo conjunto de la producción de la papelera, que viene proponiendo el gobierno uruguayo, lo que Argentina ha venido rechazando hasta ahora.

A cambio, sostuvo Morales Solá, el gobierno uruguayo «podría ceder en la firma de un acuerdo sin que los puentes estén totalmente liberados». Y agregó que un eventual acuerdo «debería incluir el compromiso argentino de liberar el tránsito» en los puentes.

Ese acuerdo podría contener el compromiso uruguayo de no construir más fábricas potencialmente contaminantes en la ribera del río Uruguay, dijo el periodista. «Ese pacto calmaría los espíritus en Colón y Concordia. En síntesis, el conflicto quedaría encapsulado en Gualeguaychú y Fray Bentos», adelantó.

Según Morales Solá, «las primeras e imprecisas líneas del posible acuerdo hablan también de una fuerte inversión conjunta en la preservación del medio ambiente y en el turismo en el litoral de Entre Ríos, a lo largo del río Uruguay».

UNIDAD. Los partidos políticos enviaron sus representantes a Fray Bentos, lo que reafirmó una postura coincidente con el gobierno en este tema.

A su vez, el intendente Omar Lafluf felicitó al pueblo de Río Negro por «la demostración de conducta cívica» ante el ingreso de activistas argentinos, en tanto destacó el respeto y la tolerancia de los habitantes de Fray Bentos. Pero fue claro en cuanto a que se sigue defendiendo la dignidad nacional con firmeza».

En una conferencia de prensa ante medios de ambos países, rechazó enfáticamente «en nombre de todo el pueblo uruguayo, las palabras de agravio» vertidas por los activistas en el acto. «No podemos aceptar que ciudadanos de otro país, hayan usado el acto para agraviar al Presidente uruguayo», dijo.