Fallas en Twitter y Facebook hicieron temblar a Internet.

Durante aproximadamente tres horas, en la tarde de ayer millones de usuarios de Facebook de Argentina, Chile, Colombia, Venezuela, Bolivia y Uruguay, entre otros países, no pudieron ni subir fotos, ni comentar estados o escribir en sus “muros”.

 

 

 

Es que la red social colapsó de forma repentina. Si bien desde Facebook no informaron -hasta el cierre de la edición- el origen del problema, según especialistas consultados se pudo originar por un fallo en uno de los proveedores de enlaces a Internet, motivo por el que no todos los usuarios fueron afectados.

 

 

 

“Todavía no se sabe con precisión. Se especula con que algunos servidores fallaron en distintos países, sobre todo en América Latina”, afirmó a El País Federico Pacheco, Gerente de seguridad, educación e investigación de la empresa especializada en seguridad electrónica Eset para Latinoamérica.

 

 

 

Según Pacheco, en Twitter se podía deducir el martes que los principales usuarios afectados eran de Latinoamérica.

 

 

 

“La mayoría de la gente que se quejaba o decía algo en Twit-ter sobre el fallo de Facebook era en español, no había casi comentarios en otros idiomas”, contó Pacheco.

 

 

 

ATAQUE TWITTER. Por si fuera poco para los usuarios activos de redes sociales, el martes Twitter presentó fallas. Miles de personas registradas en el sitio se sorprendieron cuando en sus perfiles aparecían comentarios “extraños” y sin sentido, que redirigían a los usuarios a otros sitios de terceros, sin su voluntad. Solo con pasar el cursor del ratón por encima del tweet se activaba una acción que redirigía al usuario a páginas pornográficas o no deseadas. La firma emitió un comentario breve reconociendo un “ataque”. Básicamente en su página decía: “Identificamos y reparamos un ataque”. Un australiano de 17 años y miembro activo de Twit-ter, admitió haber sido el culpable de poner en evidencia la falla de seguridad que motivó el ataque de hackers. Envió un mensaje (tweet) en código javascript, el cual provocaba la apertura de enlaces a páginas web con solo pasar el cursor del mouse por encima. “Cuando los hackers vieron lo que había conseguido se apoderaron de la idea y la usaron para redirigir a los usuarios a sitios pornográficos”, se explicó ayer.

 

 

 

vulnerables. Estos hechos puntuales y tan pegados en el tiempo avivaron los temores de usuarios acerca de la seguridad de las redes sociales en el manejo de la información.

 

 

 

“En seguridad informática hay una premisa que es que nunca existe total seguridad. El 100% de seguridad en informática no existe, por más red social masiva o empresa multimillonaria que esté atrás. Siempre la posibilidad de falla está, y la posibilidad de hackear también está presente”, resumió Roberto Ambrosini, coordinador académico del departamento de actualización informática de la Universidad ORT y profesor experto en seguridad informática.

 

 

 

Según Santiago Paz, del Departamento de Seguridad informática de la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información (Agesic), las redes sociales son los blancos preferidos por los hackers.

 

 

 

“Las redes sociales están, por su naturaleza expuestas a Internet, y son un blanco tentador para los atacantes. Esto significa que en caso de presentar una vulnerabilidad, como le ha pasado a Twitter en estos días, seguramente habrá miles de intentos de hackearla”, dijo Paz.

 

 

 

Sin embargo, para Ambrosini el problema o ataque, muchas veces, proviene de la propia empresa. “Los atacantes no tienen por qué ser siempre externos. Puede ser alguien interno, propio de la empresa, que haya generado el ataque, ya sea por descuidos o con intención”, resumió.