FED pide nuevo plan fiscal para evitar freno económico.

Además, China e India anunciaron una desaceleración de su crecimiento económico

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), Ben Bernanke, advirtió ayer que el país enfrenta una prolongada desaceleración económica, y se declaró favorable a un segundo plan de reactivación para alentar a la principal economía mundial.
La advertencia de Bernanke, realizada sólo apeas después de que China e India anunciaran una desaceleración de su crecimiento económico, empañó el buen desempeño de las bolsas mundiales, que parecen recuperarse tras sus recientes desplomes.
Por su parte, el secretario del Tesoro de EEUU, Henry Paulson, aseguró que las instituciones financieras estadounidenses que necesiten una inyección de capital tienen hasta el 14 de noviembre para solicitarla, adelantando que un «amplio grupo de bancos» desea participar en el programa.
En medio de nuevas malas noticias en la banca, Suecia se convirtió en él último país en apoyar su sector financiero con un plan por 1,5 billones de coronas (US$ 206.100 millones).

NUEVO PIAN. En un franco discurso ante un comité legislativo, Bernanke indicó que el consumo está cayendo, la confianza está en baja y el mercado inmobiliario está deprimido.
«La desaceleración del gasto y de la actividad abarca a la mayoría de los grandes sectores», estimó el presidente de la FED.
«Con una economía que será probablemente débil durante varios trimestres y un cierto riesgo de desaceleración prolongada, parece apropiado que en el contexto actual el Congreso considere un paquete fiscal», afirmó Bernanke.
La Casa Blanca volvió ayer a declararse abierta a la idea de un segundo plan de reactivación económica, pero la portavoz presidencial, Dana Perino, repitió no obstante las objeciones de la administración del presidente George W. Bush.
«Nuestro espíritu está abierto a esa idea, pero por el momento concentramos nuestros esfuerzos en la necesidad urgente de hacer aplicar el plan de rescate» ya aprobado de US$ 700.000 millones, dijo.
Por su parte. China e India confirmaron ayer que no son inmunes a la crisis al anunciar un ritmo de crecimiento menor al esperado para el tercer trimestre.
China anunció que el crecimiento cayó a menos de dos dígitos por primera vez en cuatro años. El PBI chino se desaceleró a 9% interanual en el tercer trimestre, según el gobierno debido a «factores de incertidumbre y volatilidad en el clima económico internacional».
India anunció por su lado la peor tasa de crecimiento desde 2005 en el tercer trimestre, a 7,9% interanual. «Debemos prepararnos para una desaceleración temporaria de la economía india», declaró el primer ministro, Manmohan Singh, ante el Parlamento.
En Ginebra, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el chileno Juan Somavía, advirtió que la crisis financiera puede dejar en la calle a 20 millones de personas en todo el mundo para fines de 2009.
«El número de desocupados (en todo el mundo) podría pasar de 190 millones en 2007 a 210 millones a fines de 2009», e incluso ser mayor si la crisis se agrava, dijo Somavía.
Pese a las sombrías perspectivas económicas para Europa, Asia y Estados Unidos, las bolsas registraron fuertes alzas tras los desplomes de las semanas anteriores.
El principal índice de la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones, subió 4,67%, mientras al Nasdaq de los i; valores tecnológicos progresó 3,43%, y el más amplio Standard & Poor’s 500 ganó 4,77%.
En la región, la Bolsa de San Pablo se disparó, subiendo 8,36%, y México 2,33%, mientras que, por el contrario, Buenos Aires bajó 3,29%.
En Europa, la Bolsa de Londres cerró en fuerte alza de 5,41%, París de 3,56% y Francfort de 1,12%. La Bolsa de Madrid ganó 2,99%.
Los inversores fueron en parte alentados por la decisión de la Unión Europea y Estados Unidos anunciada el fin de semana de celebrar una serie de cumbres para fortalecer el sistema financiero internacional, pero también aprovechaban las gangas tras varios derrumbes bursátiles recientes.
En Asia, la Bolsa de Tokio cerró en alza de 3,59%, Hong Kong progresó 5,3%, Seúl ganó 2,3% y Shanghai subió 2,25% pese a la noticia sobre la desaceleración del crecimiento económico chino.
Los gobiernos han inyectado miles de millones de dólares en bancos én> problemas én las recientes semanas, mientras los bancos centrales han inyectado enormes cantidades de efectivo en los mercados monetarios en un esfuerzo por mantener el flujo del crédito e impedir un colapso del sistema financiero. (AFP)