Finalmente, Brasil cuotificó las importaciones de lácteos locales

Fuentes del gobierno calificaron como «horrible» la decisión de Brasil de cuotificar la importación de lácteos uruguayos.

Respecto a qué puede hacer el gobierno uruguayo, las fuentes aseguraron a El País que «las tratativas a alto nivel político se hicieron» y que «otras alternativas son potenciales generadoras de conflictos».

El ministro brasileño de Desarrollo, Industria y Comercio, Miguel Jorge, dijo ayer a El País que la Cámara de Comercio Exterior (Camex) -que él encabeza- decidió el pasado miércoles topear en 10.000 toneladas para lo que queda del año el ingreso de leche en polvo de Uruguay con destino a Brasil.

El cupo se dividirá en cuatro tramos, tres de 3.000 toneladas cada uno para julio, agosto y septiembre y una última autorización para ingresar 1.000 toneladas en octubre.

Jorge justificó la medida y explicó que tenía como objetivo «proteger a los productores pequeños que son la mayoría en Brasil. El Ministerio de Desarrollo Agrícola estaba muy preocupado por el futuro de los tamberos familiares», agregó.

El funcionario informó que los propios productores locales «hicieron mucha presión para que Brasil no siga abriendo el mercado de los lácteos».

Las fuentes de gobierno uruguayo explicaron que «se le está aplicando a Uruguay algo muy similar a lo que acordaron con Argentina, que les impone barreras en buena parte de sus exportaciones».

Afirmaron que «esto que Brasil está presentando como una solución al tema de ningún modo lo es, todo lo contrario, ratifica el daño que se está generando. Más aun cuando Uruguay siempre estuvo dispuesto a ajustar el AEC en tanto pudiéramos vender al mercado brasileño». La decisión del gobierno brasileño «además amplía la violación al Mercosur y la OMC: esas 10.000 toneladas tienen las licencias con más de 60 días desde hace ya tiempo», recordaron.

Consultado sobre la medida el director de Conaprole, Wilson Cabrera, dijo ayer a El País estar «sorprendido por la decisión de Brasil porque no había motivo para tomar una definición de este tipo, ya que es ilegal porque atenta contra el Mercosur».

«Ellos (los gobernantes brasileños) siempre son más poderosos y Uruguay tiene que bancarse los caprichos de los grandes», criticó.

Para Cabrera que se limite un mercado vecino «siempre es negativo». Por ese motivo, el directivo reclamó una actitud más «activa del gobierno para que defienda los acuerdos comerciales que se tienen».

Si bien Conaprole tiene aún 8.000 toneladas de leche en polvo pendientes de autorización para ingresar a territorio brasileño, fuentes de la cooperativa explicaron a El País que ahora «el daño ya se hizo» en el invierno y que gran parte de esa producción se está colocando hoy en otros mercados alternativos con similares precios.

Por otro lado, Brasil también está barajando la posibilidad de elevar de 27% hasta un 55% el Arancel Externo Común (AEC) del Mercosur a las importaciones de leche en polvo, suero y quesos para proteger su mercado interno. Cada seis meses cada país del bloque puede incluir en una lista de 100 productos mercaderías que quedan por fuera del AEC.

Neumáticos. Aunque aún la Camex no tomó una resolución definitiva para la importación de neumáticos remoldeados desde Uruguay es casi un hecho que terminará por prohibir definitivamente el ingreso de los mismos.

El ministro Miguel Jorge dijo a El País que la Camex pidió un informe a la Fiscalía para conocer el alcance de una resolución del Supremo Tribunal Federal que había prohibido la importación tanto de neumáticos usados como recauchutados por motivos ambientales. Si bien la Camex no recibió aún el documento de la Fiscalía, la recomendación será la de negar el ingreso de neumáticos romoldeados.

No obstante, Jorge precisó que cuando la Camex «tenga el informe recién ahí tomará una decisión definitiva».

Pollos. Según Jorge, el camino que tomó Brasil con los lácteos, «es el mismo» que viene sosteniendo Uruguay que hace tiempo prohíbe las importaciones de pollos brasileños.

El ministro de Agricultura del vecino país, Reinhol Stephanes, dijo a Globo Rural que «Brasil tiene una condición sanitaria excepcional» y que su país exporta a los «mercados más exigentes del mundo» con una participación del 40% a nivel mundial.

Sin embargo, «un vecino (Uruguay) no acepta discutir las cuestiones sanitarias para que se pueda tener una apertura (comercial)», criticó.