FMI afirma que Uruguay enfrenta desafíos en el sector financiero y el fiscal

En cuanto a América Latina en su conjunto el organismo sostiene que está experimentando una recuperación frágil que debe aprovechar para reforzar su blindaje anticrisis. El informe proyecta una tasa de crecimiento real de 3,6% para la región en el 2004, medio punto menos de lo que había estimado en abril pasado. Esa proyección está en consonancia con un crecimiento de 1,1% este año, superando una contracción de 0,1% en el 2002, pero también medio punto menor de lo que el FMI había anticipado hace seis meses.

El informe apunta que países como Venezuela, República Dominicana y Uruguay siguen en recesión, y el crecimiento continúa débil en México y Brasil, mientras Argentina estaría creciendo este año un 5,5%, pero a partir de un nivel de actividad muy bajo, tras cuatro años de dura recesión.

«La fragilidad de la recuperación subraya la necesidad de implementar reformas para hacer la región más resistente a los choques económicos», dice el informe, presentado en vísperas de la asamblea anual conjunta del FMI y del Banco Mundial, que se efectuará del 21 al 24 de septiembre en Dubai, Emiratos Arabes Unidos.

Para protegerse, alerta el informe, América Latina debe poner en marcha reformas estructurales -en especial el recorte de la deuda pública- que hagan a la región más resistente a las crisis económicas. En países como Argentina, el nivel de deuda pública ronda el 150 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), mientras que en Brasil supera el 75 por ciento y en Uruguay alcanza el 100 por ciento, según los datos del informe.

Para el 2004 el FMI proyecta que Argentina crecería un 4,0%, Brasil 3,0%, Chile 4,5%, Uruguay 4,5%, Colombia 3,3%, Ecuador 5,0%, Perú 4,0%, Venezuela 7,7% y México 3,5%.

La leve recuperación obedece a muchos factores, incluyendo un aumento de las exportaciones gracias a una también incipiente reactivación económica global, sustancial depreciación de las tasas de cambio, expectativas de fortalecimiento de las políticas básicas, e incremento del apetito de riesgo de los inversionistas, indicó el FMI.

El instituto destaca que México y Chile fueron los que resistieron mejor los últimos dos años de lento crecimiento, y recomienda a los demás países de la región seguir su ejemplo en materia de reducir sus niveles de endeudamiento y fortalecer sus sistemas financieros.

Sugiere también aprovechar la venidera etapa de vacas gordas o menos flacas para atacar reformas postergadas, como las del mercado laboral y de los sistemas regulatorio y judicial, así como reformas institucionales para mejorar la equidad social y la gobernabilidad.

Señalando el aumento de la confianza en Brasil, el FMI apunta que «evidentemente, los mercados financieros están anticipando un continuado progreso en tales reformas en el período venidero». «Los beneficios de esas políticas son evidentes en los casos de Chile y México», recalca el FMI.

(AFP y EFE)