FMI instó a lograr que el crecimiento no sea ‘efímero’, para consolidar la situación fiscal

Esa inquietud fue explicitada por el jefe de la misión del organismo que estuvo en Montevideo, el mexicano Marco Piñón, durante una conferencia de prensa que ofreció el martes 16 junto al ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori.
«Es fácil lograr un crecimiento de un año, un crecimiento efímero, pero el crecimiento sostenido requiere de políticas que los agentes económicos las perciban como sostenibles», dijo Piñón. «Llegar a uno o dos años de crecimiento es algo positivo, pero lo importante es que ese crecimiento sea sostenido a lo largo de los próximos cuatro, cinco o diez años», afirmó. Ese es el «principal reto» para Uruguay, opinó el experto del FMI, que es el principal acreedor externo del país.
La economía uruguaya atravesó una profunda recesión entre 1998 y 2002, y retomó el crecimiento en 2003. En ese año el Producto Bruto Interno (PBI) aumentó 2,2% en promedio, y en 2004 el crecimiento fue de 12,3%. El gobierno prevé que el PBI crezca en torno a 6% este año y 4% en 2006.
En el FMI se entiende que para lograr que el crecimiento sea duradero se requiere «mejorar» el entorno para las inversiones e introducir «reformas estructurales». La misión valoró la intención del gobierno de acordar con el sector privado una «agenda» de reformas en el ámbito del Compromiso Nacional por el Empleo, los Ingresos y las Responsabilidades, convocado por el gobierno, según supo Búsqueda.

Piñón agregó que el gobierno uruguayo «continúa con un déficit en su totalidad, sigue necesitando recursos para financiarse».
El representante del FMI evaluó que la economía uruguaya evolucionó «en línea» con lo previsto por el organismo y que «algunos indicadores (fueron) holgadamente mejores que lo esperado» hasta junio. Mencionó entre ellos los ingresos fiscales, el superávit primario, las reservas internacionales, la reducción de la deuda pública en proporción del PBI, el crecimiento de la economía y la inflación. «En resumen, todos estos indicadores muestran que aunque quizás haya todavía vulnerabilidades en la economía, la reducción constatada (…) ha sido importante y se va en el camino correcto», aseguró Piñón.
Las metas incluidas en el acuerdo con el Fondo aprobado en junio fueron mantenidas.

Para el jefe de la misión del FMI, otro «reto» para Uruguay es «mantener la estabilidad macroeconómica, la inflación baja, una tendencia declinante de la deuda, un sistema financiero que se refuerce. Además de eso, que los inversionistas, basados en esta calma (…) permitan a esta economía llegar a niveles más altos de capital, de inversión, y esto los lleva a un nivel de crecimiento más alto», añadió.

Gasto. La delegación del FMI analizó datos preliminares sobre el gasto y la inversión previstos en el próximo Presupuesto quinquenal que el Poder Ejecutivo remitirá antes de fin de mes al Parlamento.
Durante las dos semanas que estuvo la delegación del FMI en Montevideo surgieron nuevas tensiones entre miembros del gobierno en torno a la refinanciación de deudas bancarias propuesta por el Ministerio de Economía, se intensificaron los reclamos de aumentos de salarios y del gasto público, y sectores empresariales reiteraron críticas al proyecto de ley de fuero sindical y a otras normas en materia laboral impulsadas por el Ejecutivo que a su juicio desalientan la inversión.

Piñón evitó pronunciarse sobre el impacto que tienen esas medidas sobre el «clima de inversión» en el país. «Siempre hay en toda sociedad demandas legítimas de trabajadores, sindicatos, (…) que tienen que estar balanceadas, obviamente, con la necesidad de mantener un entorno atractivo para la inversión, para generar empleo».
Astori dijo en la conferencia de prensa, que las decisiones en materia salarial que se incluirán en el proyecto de Presupuesto «están absolutamente alineadas» con el programa financiero y con las metas fiscales previstas en el acuerdo con el FMI, que es de tres años de duración. Dicho acuerdo prevé revisiones periódicas de la marcha del programa. Tras la visita de los técnicos del organismo que culminó ayer, la misión espera recibir datos definitivos para luego elaborar su informe, el que semanas después será elevado al Directorio Ejecutivo del FMI con una recomendación favorable para la aprobación de la revisión del programa con Uruguay. El Directorio analizará ese informe en los últimos días de setiembre, y la aprobación de la revisión habilitará el desembolso de un crédito por U$S 45 millones.