FMI pone lupa sobre el sistema financiero

Una misión de técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) se encuentra en el país para hacer una evaluación «amplia» del sistema financiero uruguayo, dijeron a El País fuentes oficiales. Realizarán un informe con recomendaciones.

Una delegación de técnicos del FMI se está entrevistando en Uruguay con autoridades del Ministerio de Economía y Finanzas y del Banco Central (BCU), con ejecutivos de entidades financieras y analistas privados en el marco del denominado Programa de Evaluación del Sistema Financiero (FSAP por sus siglas en inglés). Este monitoreo se hace en conjunto con el Banco Mundial.

Según las fuentes hay una evaluación «amplía» del sector con especial hincapié en la «red de seguridad» con la que cuenta el sistema. En ese marco, los técnicos luego elaboran un informe que incluye recomendaciones de diseño de políticas y también una valoración de la situación y estabilidad del sistema financiero, agregaron.

Es una herramienta «útil», indicó un funcionario del gobierno.

La última vez que se llevó una evaluación similar fue en dos visitas en octubre de 2005 y enero-febrero de 2006, cuando el país recién salía de la crisis financiera de 2002.

En ese momento, Uruguay tenía un programa de asistencia crediticia con el FMI y si bien hoy ya no lo tiene, el monitoreo en el marco del FSAP se hace a cada país miembro cada cierto tiempo.

En el plan de evaluaciones de este tipo para el año, el Fondo incluyó -además de Uruguay- a Francia, España, Japón, Brasil, Argentina, Colombia, Bélgica, Emiratos Árabes, Malasia, Armenia y Eslovenia, entre otros.

Este tipo de evaluación sirve «para detectar cualquier problema potencial en el horizonte», señala el organismo.

Algunas de las recomendaciones del FMI son luego seguidas por el gobierno y otras no. Eso se puede apreciar en el último informe sobre Uruguay (de 2006) que emitió el organismo.

Entre las sugerencias que emitió el FMI, algunas ya habían sido adoptadas por el gobierno previo al informe como la capitalización del Banco Central, una nueva ley de quiebras y la reforma de la Caja Bancaria (ya estaban todos los proyectos de ley en el Parlamento).

Hubo otras recomendaciones que se siguieron, como ser reducir el alto nivel de la deuda pública y tomar medidas para intentar bajar la dolarización alta de los depósitos.

Sin embargo, hubo otras sugerencias del FMI que el gobierno ni siquiera se las planteó como «reducir el tamaño de las instituciones financieras públicas y considerar una oferta pública restringida en estas instituciones». Es que según afirmó el organismo en el informe de 2006 «la preponderante presencia estatal en el sistema financiero crea distorsiones».

Fuente: El País Digital