Focalizarán la baja de precios en los sectores más pobres.

En una comparecencia ayer ante la Comisión de Hacienda de Diputados, el integrante de la Asesoría Macroeconómica, Andrés Masoller, señaló que si el gobierno no hubiera aplicado 20 medidas de corte fiscal (rebajas de tarifas, de IVA a carnes, de la tasa del Banco República a las importaciones y subsidios a la leche y al boleto) la inflación sería 1,7 puntos porcentuales mayor, según dijeron a El País participantes de la reunión.

Masoller dijo que la estrategia de Economía será la de utilizar «mecanismos focalizados» que permitan atacar subas de precios en «sectores concretos» de la población, según las fuentes. El funcionario concurrió junto al director general de Comercio, Fernando Antía, para explicar las medidas que ha adoptado el gobierno en el combate a la inflación.

Hasta ahora, Economía ha realizado rebajas de IVA y de tarifas que benefician a toda la población.

Dentro de la utilización de medidas focalizadas, fuentes de Economía dijeron a El País que está en estudio la posibilidad de permitir la deducción de IVA en la compra de productos de la canasta básica a los beneficiarios de la llamada Tarjeta Equidad -que reciben a través de esta dinero del Estado para adquirir los bienes- y a la vez aumentar el monto que reciben. Hoy son 61.000 los beneficiarios a los que se sumarán 22.000 familias que reciben una canasta del Instituto Nacional de Alimentación.

El costo estimado por Economía de permitir la deducción de IVA a la compra de productos básicos rondaría los US$ 2 millones anuales, lo que es una cifra manejable. El otro componente a estudio es incrementar el monto que reciben del Estado y que hoy en promedio asciende a $ 540. Se trata de cuatro franjas con partidas que van entre $ 300 y $ 800, dependiendo de la composición familiar. Con estas acciones se estaría abarcando a la población en «pobreza extrema».

Los funcionarios dijeron que se podría estudiar aplicar este tipo de medidas a otros segmentos de población que no están dentro de la pobreza extrema y remarcaron la efectividad de utilizar el mecanismo de tarjeta de créditos porque permite focalizar las medidas además de traer beneficios como una mayor formalización de los comercios.

Según el diputado blanco, Jorge Gandini, el gobierno tiene opciones para lograr una baja efectiva de los precios a través de la eliminación de IVA que no quiere tomar y que tendrían un costo superior a los US$ 100 millones. Señaló que la deducción de IVA de la Tarjeta Equidad, sería aumentar en $ 40 el ingreso disponible de esas familias.

El diputado del Frente Amplio, Eduardo Brenta, dijo a El País que la suba de precios hay que combatirla con una «combinación de mecanismos», como medidas «concretas» sobre tarifas y los acuerdos con privados para bajar o mantener precios específicos de productos que impulsa la OPP.

INFLACIÓN. En mayo, la suba de precios fue de 0,87%, lo que llevó la inflación en lo que va del año a 4,1% y en los últimos 12 meses cerrados a mayo a 7,2%. El ministro de Economía, Danilo Astori dijo ayer que esos resultados «son positivos».

Indicó que si se compara la inflación en enero-mayo de este año y la de los últimos 12 meses con iguales períodos de 2007, «los dos registros son inferiores». El año pasado, en enero-mayo la suba de precios era de 5,37%, mientras que en los últimos 12 meses era de 8,25%.

«Hay una moderación de la evolución inflacionaria y eso nos estimula mucho a seguir trabajando, porque creo que vamos bien en esta lucha pero no hay que distraerse ni un minuto porque las presiones inflacionarias siguen existiendo», afirmó.

«Las presiones vienen por el lado del precio de los alimentos y por otro, el impacto que supone el precio del petróleo sobre los costos de la producción nacional», acotó.

En la comisión de Hacienda de Diputados, Masoller dijo que el gobierno «sigue con atención la evolución de los precios» y fundamentó la aplicación de una política monetaria contractiva. También señaló las medidas que ha tomado Economía en el plano fiscal.

El funcionario remarcó que «no hubo fracaso» de la política antiinflacionaria, ya que si no se hubieran adoptado esas medidas, la inflación sería «mayor» en 1,7 puntos porcentuales.

Masoller mostró un cuadro con los desvíos de la meta de inflación en los países emergentes por la suba en los precios de alimentos y petróleo a nivel mundial. Entre otros, Chile (5,3 puntos porcentuales más) y Turquía (5,7) son los que tienen mayores desvíos.