Fracasan negociaciones MERCOSUR-UE en Brasilia

Tras levantarse de la mesa faltando media jornada para concluir, como estaba prevista, la cita de Brasilia, el MERCOSUR y los representantes de los 25 países europeos, coincidieron en que el hecho que ninguno de los dos lados «destapó» su propuesta completa, condujo al precipitado final del encuentro.

«Cesamos los trabajos con una constatación de fustración recíproca. No encontramos margen de maniobra», fue la explicación dada por el negociador europeo para el Comercio, Karl Falkenberg, quien agregó que «ahora tenemos que establecer confianza en la negociación».

Por su parte, el negociador por el bloque sudamericano, el brasileño Regis Arslanian, dijo que del lado del grupo que representa quedó «un sentimiento de frustación porque no se pudo avanzar en lo más importante para el MERCOSUR, que era el sector agrícola». El negociador argentino Eduardo Sigal, por su lado, admitió que hubo un «deterioro de la confianza».

Pero más allá de los argumentos y las recriminaciones mutuas, lo que condujo al fracaso de esta ronda de negociaciones fue el hecho de que cada uno de los dos bloques quería conocer en su totalidad la oferta del otro, lo que fue interpretado como una estrategia para conocer anticipadamente hasta dónde la otra parte estaba dispuesta a ceder.