Fuel oil sube 29%; naftas y gas oil mantienen precios

Los precios de las naftas y el gas oil se mantendrán sin variantes, y por el momento Ancap decidió «continuar la espera» de una baja del precio internacional del petróleo, anunció ayer su presidente Jorge Sanguinetti. Sin embargo, aumentó 29% el precio del metro cúbico de fuel oil, con lo cual el ente piensa recaudar U$S 9 millones más de aquí a fin de año, y con ello amortiguar las pérdidas que tiene en la actualidad por el desfasaje de precios de los otros combustibles.

Además, el Poder Ejecutivo facultó a Ancap para que modifique, por razones fundadas, el precio del fuel oil en hasta un 15%, debiendo comunicarlo en cada oportunidad.

El incremento en el precio del fuel oil afecta, principalmente, a los edificios que cuentan con calefacción central, y a las industrias; este último sector reaccionó con molestia al anuncio (ver nota aparte).

Luego de una serie de contactos entre autoridades del Poder Ejecutivo y Sanguinetti, el directorio de Ancap resolvió por tres votos contra dos aumentar el precio del fuel oil 19% desde hoy hasta el 8 de agosto, y que ese incremento pase a 29% a partir de esa fecha. Sanguinetti explicó que el escalonamiento de precios se fijó para «mitigar el impacto» de la suba de precios, al hacerlo gradual.

La recaudación por venta de fuel oil constituye aproximadamente el 10% del total de ingresos de Ancap, informó Sanguinetti a El País. El fuel oil se comercia en productos distintos, encontrándose entre ellos el pesado, y el medio. Del primero se vendieron 132.482 metros cúbicos en el último año, y del segundo fueron 18.819. El fuel oil pesado es consumido por industrias, mientras que el medio tiene como destino algunas empresas, mutualistas que tienen sanatorio, y edificios con sistema de calefacción central.

AGUANTAR. En tanto, el gobierno y Ancap resolvieron mantener sin aumentos los precios de naftas y de gas oil, si bien los valores que tienen en la actualidad le producen pérdidas de entre U$S 2 millones y U$S 3 millones por mes, según datos divulgados por Sanguinetti.

Ayer, en conferencia de prensa, y luego de enterarse que el precio internacional del barril de petróleo crudo había vuelto a aumentar —a U$S 31,20— el titular de Ancap dijo que su directorio tiene «clara conciencia del impacto en la sociedad» que implicaría un nuevo aumento de los combustibles.

Sanguinetti remarcó que el precio «estimado» del petróleo era U$S 25 por barril, pero que desde hace semanas «ha subido constantemente», hasta instalarse entre los U$S 30 y U$S 31, lo cual está «fuera del programa» previsto por Ancap.

Minutos antes de la conferencia, el directorio del ente había resuelto mantener los precios de naftas y de gas oil, e incrementar el fuel oil. Los dos directores nacionalistas, Fernando Saralegui y Pablo Abdala, votaron en contra.

Este último explicó a El País que el voto fue definido en consulta con el directorio del Partido Nacional, y que fue en contra por coherencia con la línea partidaria, que determina no apoyar aumentos de tarifas.

No obstante, señaló que el precio del fuel oil estaba «subvaluado», y que el mantenimiento de los valores de naftas, gas oil y supergás era algo que reclamaba su colectividad política. También subrayó: «reconozco el esfuerzo del presidente de Ancap por mantener los precios sin aumentos».

A pesar del fuerte aumento del precio del fuel oil, Sanguinetti aseguró que se mantendrá como el más barato de la región, sólo que con menor diferencia respecto a Brasil y Argentina. Según datos comparativos que el propio jerarca entregó ayer, el fuel oil pesado (industrial) uruguayo es el más barato entre los ofrecidos en Brasil y Argentina.

Un metro cúbico de fuel oil pesado Ancap costará —incluyendo el 29% de aumento— U$S 185, un precio menor al que ofrecen las empresas Shell, Petrobras, Pecom, Repsol y Esso. El metro cúbico de fuel oil medio tendrá un precio deU$S 228.

El doble

La expectativa de que los combustibles para vehículos subiesen generó que se duplicase con respecto a un día normal la demanda de gas oil para autos y también para calefacción ayer en las estaciones de servicio, informó el secretario de la Unión de Vendedores de Nafta, Daniel Añón.

Enérgico rechazo de la industria

El impacto del incremento del fuel oil anunciado ayer por Ancap «va a ser muy fuerte» y supone que «se castiga al sector industrial», subrayó el presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay, Diego Balestra.

«Es un tema de importancia porque si bien no cuantificamos todavía con precisión las consecuencias, el 40% del consumo de combustible del sector industrial es de fuel oil. Parece un incremento disparatado», dijo Balestra.

Agregó que son muchos los sectores manufactureros que utilizan fuel oil. «Todos los sectores que utilizan calderas se ven afectados, desde el textil hasta el alimentario», aseguró.

El sistema de bonificación de Ancap para grandes consumidores de fuel oil que superaban cierto nivel de compra «lo fueron reduciendo» y actualmente incide poco, dijo Balestra. «Esto tiene nombre y apellido, y no parece serio», opinó el industrial.

La UTE podría verse afectada también por la suba de este combustible, porque es utilizado en la central de generación de respaldo Batlle y Ordóñez. Esta central no ha sido encendida últimamente porque se recurre a ella cuando no hay suficiente producción de electricidad en las represas.

Sin embargo, ese no es el caso actualmente, porque los embalses de las represas de los ríos Negro y Uruguay tiene un buen nivel, y los pequeños faltantes de energía que se han producido determinados días se han cubierto con importaciones desde Argentina, informaron fuentes de la empresa pública.

En tanto, el aumento de precio del fuel oil no tendrá gran incidencia en las cuentas de las mutualistas, dado que el dinero que destinan a ese insumo constituye un porcentaje pequeño en el total de su cuentas, explicó a El País el presidente del Plenario de Instituciones de Asistencia Médica Colectiva (IAMC), Antonio Durán.

Sólo las mutualistas que tienen sanatorio utilizan fuel oil para sus sistemas de calefacción; el resto emplea gas oil o leña. Como ejemplo del bajo impacto que tendrá el aumento del fuel oil, Durán recordó que el gas oil subió más de 100% en los últimos tiempos, pero que eso sólo incidió en menos de 1% en las cuentas de los centros asistenciales que lo utilizan para la calefacción.