Fuerte baja del crudo pone en duda suba de combustibles

El barril retrocedió U$S 1,38 ayer pese a que hubo un atentado contra un oleoducto iraquí


El precio del petróleo registró un fuerte retroceso ayer en Nueva York, y el gobierno sigue monitoreando su evolución a la espera de que baje todavía un poco más con la esperanza de evitar una suba de los combustibles a nivel local, dijo anoche a El País el subsecretario de Industria, Alejandro Falco.

El barril de crudo de referencia para entrega en julio perdió U$S 1,38 y cerró a U$S 37,28. El lunes había subido 17 centavos a U$S 38,66, tras una caída de casi cuatro dólares durante las tres sesiones anteriores. En Londres, el barril de Brent bajó 91 centavos a U$S 35,05.

«Esperemos que baje un poco más, lo que sería bueno para todos. Si llegase a U$S 37 el barril de petróleo WTI no sería necesario un aumento», comentó Falco.

El funcionario aseguró que «no hay una decisión final» respecto de la suba de los combustibles y recordó que el ministro José Villar «dijo que se iba a esperar unos días tras la reunión de la OPEP de la semana pasada».

Fuentes del Ejecutivo dijeron a El País que la fuerte baja que registró el crudo ayer «cambió el escenario» sobre el que las autoridades venían trabajando. Hasta ayer a primera hora todo parecía indicar que Ancap aprobaría una suba de los combustibles de alrededor de 7%, pero ahora está en duda el propio aumento, admitieron los informantes. El último aumento de los combustibles se decidió fijando como referencia para el barril de petróleo una cotización de U$S 36,15.

CAUSAS. «Antes que llegáramos esta mañana (por ayer), tuvimos el anuncio de un nuevo sabotaje. Cuando esto no se tradujo en un alza de los precios, las tomas de beneficios comenzaron y se transformaron en una bola de nieve», explicó Mike Fitzpatrick, analista de Fimat. Además, se espera un aumento bastante importante de las reservas e importaciones (de petróleo) en el informe del miércoles, añadió.

El domingo se registró un nuevo atentado a un oleoducto que une los yacimientos de Kirkuk, en el norte de Irak, al terminal turco de Ceyhan, dijo el jefe de seguridad de la Compañía Petrolera del Norte (NOC), Ghazi Talabani.

Desconocidos pusieron el domingo de madrugada granadas sonoras bajo el oleoducto, 120 kilómetros al oeste de Kirkuk, causando daños y la pérdida de una gran cantidad de petróleo, indicó. (Con información de AFP