Fuerte deterioro del clima económico local

La fuerte caída en el ranking de clima económico se debió a un deterioro de la percepción de los agentes económicos sobre la situación actual de la economía local, como de las expectativas para los próximos meses.

El Índice de Situación Actual (ISA), elaborado por los centros de investigación brasileño y alemán, registró una caída desde el registro de 7,0 puntos correspondiente al trimestre cerrado a enero a 5,6 puntos en la última medición. En tanto, el Índice de Expectativas (IE) cerró el período con un deterioro desde 1,7 puntos a una unidad, ubicándose junto a Argentina en la última posición del continente.

De esta manera el Índice de Clima Económico (ICE) cayó de 4,4 puntos a 3,3 unidades en el período que va de enero a abril.

Latinoamérica. A nivel de la región, en cambio, el guarismo elaborado por la Fundación Getulio Vargas y el instituto IFO arroja una mejora del clima económico.

“El desempeño de América Latina sigue, de alguna manera, el de la economía mundial” que “ya estaría saliendo, en abril, de la fase recesiva que se inició en julio de 2008 (el entorno de la región se convirtió en recesivo sólo en octubre de ese año)”, señaló en su informe.

Entre enero y abril, añadió, “con la excepción de Argentina, Bolivia, Uruguay y Venezuela, todos los países presentaron un ICE mayor aunque todos siguen en el campo que se considera insatisfactorio o malo (por debajo de cinco puntos). El mayor ICE fue el de Perú, con cinco puntos”.

En resumen, concluyó, “para la mayoría de los expertos consultados en abril, el ‘fondo del pozo´ ya se ha tocado, con expectativas de un panorama más favorable en un futuro próximo”.

Brasil registró una mejora desde 3,9 puntos a 4,6 unidades, explicado por una fuerte recuperación de las expectativas que compensó el agravamiento de la situación actual.

Argentina, por su parte, es el país de la región que cuenta con un peor clima económico detrás de Venezuela, aún cuando en materia de situación económica, es evaluado en la última posición del continente. En cuanto a las expectativas de desempeño, se ubica a la par de Uruguay