Funcionarios de Salud Pública advierten que mañana responderán con dureza

La Federación de Funcionarios de Salud Pública (Ffsp) se manifestó indignada por la actitud del ministro Conrado Bonilla de informar a los trabajadores y a la prensa al mismo tiempo sobre la propuesta final de incremento salarial.
La dirigente Carmen Gallizzi dijo a Ultimas Noticias que «es una falta de respeto» la actitud de Bonilla de informar a la población sobre la propuesta al mismo instante que los trabajadores la recibían en sobre cerrado.

Aunque prefirió no adelantar cuál será la respuesta del gremio a esta propuesta, Gallizzi dijo que «será la más dura que han dado los funcionarios de Salud Pública», al tiempo que dejó entrever que hoy podrían sucederse nuevas ocupaciones.

Sostuvo que si bien la ocupación «no es la voluntad ni lo que estaba previsto, todo puede pasar». De acuerdo al cronograma, para hoy estaba prevista la ocupación de Oncología y Chuy, para mañana Maldonado; pero se sumarían Santín Carlos Rossi, Saint Bois y Ex Filtro que no habían sido tomados como una tregua para no entorpecer las negociaciones.

Retroceso en negociaciones
Gallizzi sostuvo que hubo un retroceso en las negociaciones y que la fórmula final no recoge los acuerdos que se habían logrado. «Con esta propuesta estamos peor que cuando arrancamos. Es un mamarracho, es un atropello, es incalificable lo que está haciendo Bonilla».

Gallizzi se mostró sorprendida porque «Bonilla todavía no ha entendido cuáles son nuestros reclamos. Nosotros no estábamos pidiendo aumento de trabajo sino de salario», acotó.

«Estábamos en las negociaciones sin darnos cuenta de hasta donde era capaz de burlarse de los trabajadores este Poder Ejecutivo. Creíamos que negociábamos con una persona digna de su investidura. Bonilla no puede estar al frente del Ministerio. Nunca estuvo en las negociaciones, sólo aparece a hablar en la prensa, pero con los trabajadores nunca».

Ayer por la mañana tuvo lugar el último encuentro entre las autoridades, los funcionarios y el PIT-CNT, acordándose un impasse hasta la tarde para permitir negociaciones con el Ministerio de Economía y Finanzas que permitieran nuevos recursos económicos y destrabar el conflicto, que ya lleva 10 días.

Los funcionarios sostienen que sigue «sin existir las voluntades políticas necesarias» para solucionar el conflicto.  Dirigentes del PIT-CNT consideran que el problema no es que no exista dinero, sino que «está bastante mal distribuida».

La desestimada propuesta del MSP
El Ministerio de Salud Pública (MSP) ofreció ayer su última propuesta de mejora salarial para los funcionarios, que comprende únicamente a 7.454 trabajadores que perciben menos de $ 4.500. El incremento ofrecido es de $ 1.158, pero con una hora más de trabajo en la Atención Primaria de la Salud (APS).

El ministro de Salud Pública, Conrado Bonilla, dijo a la prensa que no dispone de más recursos para incrementos salariales y que los rubros disponibles no se pueden variar.

Sostuvo que la fórmula de solución al conflicto para los médicos y funcionarios ha sido similar y que se inscribe dentro del proyecto del cambio de modelo de atención, priorizando la APS, en la que se dispone de vacantes.

Reiteró que a los médicos con sueldos menores a $ 4.500 se les ofreció un incremento de 33% y un 5% provenientes de economías de una mejor gestión hospitalaria. «Los médicos nos contestaron que de ninguna manera la aceptan, que esa no es cifra y que tampoco quieren carga horaria».

Para los médicos la propuesta comprende la concreción de la reestructura y organización de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (Asse), la regularización de los cargos y la reconstitución de la carrera profesional.
También se propone a los funcionarios una solución en base a las vacantes a llenar, dividiéndose el incremento de acuerdo a franjas salariales, lo que sería para 7. 454 trabajadores que ganan menos de $ 4.500 el poder participar de la APS con un horario mayor de una hora por día.

Bonilla aclaró que se dispone de $ 8. 628.300 mensuales, no siendo un aumento salarial sino una distribución de recursos. «Es una cifra fija muy importante, pero no es posible moverla».

El MSP sostiene que si se aplica ese rubro a los 7.454 funcionarios con sueldos sumergidos el incremento es de $ 1. 158 por trabajador y por mes. «Creemos que es un ofrecimiento sensato, es lo que el Ministerio puede ofrecer y esperamos de los funcionarios el resultado de sus asambleas».

El jerarca sostuvo que la decisión queda en manos de los gremios y acotó que «será la población quien valore las verdaderas motivaciones del conflicto, porque las soluciones se están presentando» y prefirió no profundizar en valoraciones porque «se está en plena negociación».

El MSP sostiene que existen 12.878 funcionarios, los que divide en seis franjas: desde $ 2001 a $ 3.500 (1.750); desde $ 3.501 a $ 4.500 (5.694); desde $ 4.501 a $ 5.400 (2.340); desde $ 5.401 a $ 7.200 (1.064); desde $ 7.201 a $ 10.000 (1.044) y desde $ 10.001 en adelante (986 funcionarios).

Para la central obrera «es una verdadera tomadura de pelo»

El PIT-CNT considera que hay tres puntos de la propuesta del MSP que no ayudan a la negociación para encontrar una fórmula de acuerdo en el conflicto de los funcionarios de Salud Pública.

El dirigente Juan Castillo dijo a Últimas Noticias que existió gran malestar en la decisión del ministro Conrado Bonilla de enviar su decisión final en sobre cerrado a la Federación de Funcionarios de Salud Pública en el mismo momento que la daba a conocer a la prensa.

Se mostró sorprendido porque «en muchas cosas se dio marcha atrás» y dijo que en las negociaciones previas se había avanzado mucho más. «Ahora vuelve a foja cero otra vez. Además, es hasta provocador pedirles a los funcionarios que trabajen una hora más. Es una tomada de pelo», dijo.

Castillo dijo irónicamente que «el ministro se equivocó, porque esta pelea es por aumento de salario no de trabajo», acotando que si la propuesta es la palabra final del ministro «la respuesta no se hará esperar».