Gabinete de Brasil incluye ‘Ministerio del Futuro’

Mangabeira Unger, de 60 años, de padre estadounidense y madre brasileña, vivió la mayor parte de su vida en Estados Unidos, y para venir a Brasilia abandonó una cátedra de Filosofía del Derecho en la Universidad de Harvard.

Sus funciones al frente de la recién creada Secretaría de Planificación a Largo Plazo (con rango de ministerio) consistirán en asesorar a Lula en la «formulación de políticas públicas de largo plazo», dice la nota del Diario Oficial que crea la nueva cartera.

Este organismo, de características inusuales, no tiene la responsabilidad de resolver problemas de corto plazo sino diseñar al país de las próximas décadas. En los hechos, es un «Ministerio del Futuro».

Mangabeira fue un feroz crítico de Lula durante su primer mandato (2003-2006), cuando las acusaciones de corrupción contra los principales ministros y colaboradores del mandatario hicieron trastabillar al gobierno. «El gobierno Lula es el más corrupto de la historia» y el jefe de Estado es «reacio al estudio y al trabajo», llegó a declarar.

En su discurso de investidura ayer, Mangabeira agradeció la «magnanimidad» y la «grandeza interior» demostrada por Lula al pasar por alto aquellas descalificaciones. «En democracia, la profecía habla más alto que el pasado», elaboró el profesor de filosofía.

Mangabeira pertenece al Partido Republicano Brasileño (PRB) creado recientemente con fuerte predominio de la evangélica Iglesia Universal del Reino de Dios. A ese partido pertenece también el vicepresidente de la República, José Alencar.

El gobierno de Lula está integrado ahora por 36 ministros o secretarios de estado con rango ministerial: 15 son del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) de Lula; 4 del centrista PMDB, y el resto de 7 partidos menores; también hay ocho sin partido y uno provisorio.

calheiros. Mientras el Ejecutivo se agrandaba, el Legislativo puede tener un miembro menos. Congresistas brasileños reclamaron ayer la salida del senador oficialista Renán Calheiros de la presidencia de ese cuerpo, a raíz del proceso por corrupción que se le instruye en el Consejo de Ética.

Calheiros, vinculado a una empresa constructora señalada como eje en una red de asignaciones fraudulentas de obras públicas, es una pieza clave para garantizar la mayoría oficialista en el Senado, donde el PT solo cuenta con 12 de los 81 miembros.