Generan condiciones para facilitar inversión privada en electricidad

Lepra instruyó que antes de fin de año se acuerde el traspaso la administración del Despacho Nacional de Cargas -que es donde se refleja el costo de las distintas fuentes de generación- de UTE a la Administración de Mercado Eléctrico (Adme). Así se cumplirá con casi diez años de retraso por lo que fijó la Ley de Marco Regulatorio, que desmonopolizó la generación de electricidad, de 1997.

Fuentes del sector privado dijeron a El País que hoy las empresas no tienen una información real de los costos de generación si quieren vender en el llamado mercado spot. “Esa información sólo la maneja UTE que con un mercado en competencia no puede ser juez y parte”, dijo la fuente.

La propia Adme resolvió dejar de publicar los datos sobre costos marginales de generación (los de las fuentes más caras) del Despacho Nacional de Cargas por no ser confiables.

Además, Lepra elevó a la Presidencia un proyecto de decreto por el cual se regula el sistema de peajes que cobra UTE a los generadores de energía y que ya había sido incluido en el decreto de 2002 donde se reglamentó la ley de marco regulatorio. La fijación de estos costos son claves para que los generadores puedan realizar contratos con empresas a las que venderán energía.

La presión de Lepra fue tan fuerte que estuvo a punto de sancionar a UTE por su demora en implementar un decreto del 5 de setiembre firmado por él mismo, su colega de Economía y el presidente Tabaré Vázquez. La disposición daba 90 días a UTE para elevar una propuesta de adecuación de normas previstas en la ley de 1997 y un decreto de 2002 sobre las contribuciones privadas para la ampliación del sistema eléctrico. Finalmente UTE cumplió raspando con las fechas previstas.

HISTORIA. El 26 de mayo de este año la Asociación de Grandes Consumidores de Energía Eléctrica envió al ministro de Industria y Energía una carta donde le expresó su preocupación porque no se cumplía con la ley de 1997 y los decretos de 2002, lo que genera “serias dudas” a las posibles inversiones privadas en generación de energía. “Sólo pedimos que se respeten las reglas del sector que constituyen el cambios estructural en el sector eléctrico, posibilitando la libertad y competencia en la generación de energía eléctrica”, sostuvieron los empresarios en la carta.

Fuentes privadas dijeron a El País que Lepra prometió acelerar estos cambios y delegó esa tarea en otros funcionarios y en la propia UTE. Sin embargo el tiempo pasó y no se generaron avances.

Es así que el martes 5 de diciembre la asociación se reunió nuevamente con el ministro Jorge Lepra.

Allí se volvió a plantear que el traspaso del despacho a la Adme y que “mientras eso no ocurra y siga dentro de UTE no se garantiza la transparencia necesaria para el funcionamiento del mercado eléctrico”. Esa misma semana Lepra se comunicó con el presidente de Adme, Jorge Vidart, y con el titular de UTE, Beno Ruchansky, para que terminaran de acordar el traspaso del despacho.

Ya hay un borrador del 8 de diciembre que establece las condiciones de esta operativa. Se decidió que Adme arriende los servicios de UTE para esta tarea. Se prevé que la versión preliminar del contrato debe estar lista para el 1° de marzo.