Gobierno admite que la crisis resentirá actividad económica.

Ministro de Economía descartó que en el futuro sea necesario realizar un ajuste fiscal

La crisis global es “muy profunda”, el escenario actual es de “incertidumbre”, las medidas adoptadas por Estados Unidos y Europa “no tendrán resultados inmediatos” y Uruguay, aunque se muestra “sólido” y “preparado” para enfrentar esta nueva realidad mundial, “verá resentida la actividad económica”. Con estas palabras el ministro de Economía, Álvaro García, resumió la situación financiera internacional y su efecto en el plano local.
A su arribo de Washington, donde pudo constatar en persona la magnitud de la crisis, según contó ayer en conferencia de prensa, García criticó a quienes desde la oposición plantean escenarios domésticos “alarmistas” y anuncian la necesidad de hacer un ajuste fiscal ni bien asuma el próximo gobierno. “Que digan cuál sería ese ajuste”, respondió el ministro en tono desafiante.

Al respecto aseguró que si bien Uruguay y el mundo están por estos días “en el ojo de la tormenta”, “no se deben tomar medidas apresuradas”. De esta forma desestimó cualquier anuncio de medidas que, advirtió, por ahora no son necesarias.

“Si la crisis hubiera tomado a Uruguay en una mala situación, entonces adoptaríamos medidas ahora. Pero Uruguay está bien, hizo las cosas bien y su economía está sólida”, apuntó el ministro de Economía. “Si cambia el escenario se tomarán medidas”, concluyó.

Ingreso. García reconoció que a raíz de la “desaceleración” económica que experimentará el país el año próximo se “reducirán los ingresos” del Estado, pero en lo que fue una respuesta directa a las críticas de la oposición, advirtió que aún así el gasto previsto en la última Rendición de Cuentas para 2009 y 2010 está “totalmente financiado”.

El subsecretario de Economía, Andrés Masoller, que acompañó al ministro en la conferencia de prensa, apuntó que la Rendición de Cuentas fue “conservadora” en cuanto al gasto asignado, y que en ella ya se previó una futura “desaceleración” de la economía.

García explicó entonces que mientras el Producto Bruto Interno (PBI) crecerá en todo el período 41%, el gasto lo hará en un 30%, por lo que “no habrá problemas” para cumplir con los compromisos asumidos, apuntó.

Respecto al sistema financiero local el ministro de Economía aseguró que está “sólido”, que todos los bancos “tienen liquidez”, y que ningún operador manifestó “sensación de inquietud”.

En cuanto a inversiones, privadas y públicas, García aseguró que siguen “en alza”. “Hay inversiones por US$ 800 millones ya aseguradas y otras por US$ 300 millones a confirmar”, anunció.

Certeza. El ministro de Economía se reunió con el secretario del Tesoro del gobierno de George W. Bush, Henry Paulson, con el número uno del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn y el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Moreno, entre otras autoridades de Estados Unidos y de los organismos internacionales de crédito.

García aseguró que en todos estos contactos mantenidos en Washington se le expresó la “certeza” de que Uruguay “trabajó muy bien” desde la crisis del año 2002 y ahora tiene una economía “más sólida” y “menos vulnerable”.

Reiteró entonces que el país tiene financiadas sus obligaciones hasta entrado el año 2010 y que al respecto, las previsiones hasta 2014 son “muy buenas”.

Uruguay tiene ya aprobadas tres líneas de crédito internacional por si las necesita. Con el BM por US$ 300 millones, con la Corporación Andina de Fomento (CAF) por US$ 400 millones y con el BID por hasta US$ 500 millones, explicó García.