Gobierno apelará a APP para construir la segunda terminal de contenedores.

LA MODALIDAD de asociación público-privada (APP) es la opción más firme que maneja el gobierno para canalizar la construcción de la segunda terminal de contenedores en el puerto de Montevideo. Asimismo, aún no hay fechas.
Al respecto, el presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Alberto Díaz, dijo al mas Noticias que se presenta como «la herramienta de excelencia para este proyecto». El jerarca puntualizó que vías para consolidar planes con privados ya existen (licitaciones, concesiones, contrataciones y subastas), pero confesó que «el mecanismo actual es lento» y «especulativo» e indicó que hasta el momento «no respondió con agilidad la resolución de casos».
Como ejemplo, citó la terminal Obrinel, que fue aprobada luego de cinco años de gestiones: «El que va a llegar a buen fin es ese contrato; ya estamos en condiciones de firmar, la empresa ya designó representantes y la terminal estará pronta a fines de 2013», especificó.
Se trata de 7,5 hectáreas para la carga de granos y chips, que permitirá movilizar unas 1.500 toneladas por hora. Así, está previsto que en el primer año se transporten un millón de toneladas de grano y 600.000 toneladas de chips. Su construcción demandará entre 18 y 24 meses y la firma deberá pagar un canon anual de 590.000 dólares para operar.
Por todo esto, Díaz sostuvo que concretar la segunda terminal especializada de contenedores a través de un plan de APP «es una posibilidad cierta». No obstante, especificó que no se está discutiendo aún el contenido de dicha asociación, ya que se esperan los resultados de estudios para tomar decisiones al respecto.
La ANP se valdrá de dos informes que resultarán de consultorías independientes solicitadas por el Estado. La primera, contratada por el Ministerio de Transporte (Mtop) a través de una línea de crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), analizará el nivel de competitividad de precios del puerto de Montevideo respecto a la región; la segunda, sobre la competitividad interna del enclave, buscará cotejar la «equidad» de costos entre los operadores que movilizan contenedores (Montecon y Terminal Cuenca del Plata).
El Mtop, el Ministerio de Economía (MEF) y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) hace ya tiempo que buscan analizar los costos del puerto capitalino para ajustar las tarifas públicas y estudiar la capacidad competitiva respecto a los embarcaderos vecinos. Inclusive se teme por la posibilidad de sobre costos públicos y privados que vuelvan caro el arribo y alejen la llegada de buques.
Al respecto, el gerente general de Montecon Juan Olascoaga, subrayó a Ultimas Noticias que la competitividad del puerto está probada, teniendo en cuenta que movilizar un contenedor en el puerto de Río Grande puede costarle a un armador hasta 300 dólares, «mientras acá vale tres veces menos». De todas formas, sostuvo que la iniciativa de analizar los costos de manera objetiva es positiva.
El pasado 17 de marzo, la subasta que la ANP realizó en la Bolsa de Valores de Montevideo resultó desierta. Ninguno de los operadores presentes levantó la mano en señal de oferta y el gobierno anunció un año «sabático» para analizar el tema, mientras en paralelo mantuvo instancias de conciliación con su socia en TCP (80%), la belga Katoen Natie, quien anunció una demanda al Estado por afectar sus proyecciones de negocio al habilitar una segunda terminal en el puerto.
Por su parte, los operadores locales y extranjeros interesados en la iniciativa aguardan por el proyecto de la segunda terminal, pero con otras características: uno de los aspectos más criticados al gobierno fue el cuantioso monto exigido para la inversión, lo que imposibilitó obtener el respaldo financiero para consolidarlo, además de requerimientos más altos respecto a los solicitados a Katoen Natie cuando se presentó en 2001 para concursar por TCP.