Gobierno busca financiamiento en Washington para instalar un ‘anillo energético’ en la región

El ministro de Industria, Energía y Minería, Jorge Lepra, mantendrá hoy en Washington una reunión de trabajo para continuar avanzando en la posibilidad de formar un anillo energético en la región.

Del encuentro, agendado para el miércoles con el presidente del BID, Enrique Iglesias, participarán también otros secretarios de Estado de varios países sudamericanos.

El BID está interesado en financiar la construcción del gasoducto que conectará Perú con los países del Cono Sur del continente, informó Iglesias el sábado en Asunción, donde participó de la Cumbre del Mercosur.

“Nuestro banco está muy interesado”, dijo Iglesias a poco de arribar para la 18ª Cumbre de Jefes de Estado del bloque regional.

“La cuestión energética es fundamental. Estamos dispuestos a dar una asistencia técnica y financiera”, afirmó.

La factibilidad del ambicioso proyecto, que demandará una inversión de aproximadamente 2.500 millones de dólares, se aceleró desde la última crisis boliviana, que tuvo el tema de los hidrocarburos en el centro del debate.

Brasil, Argentina, Chile y Uruguay presentaron formalmente a Perú una propuesta para que suministre gas al resto de los países del Cono Sur y así evitar su dependencia de las grandes reservas de Bolivia, que vive una crisis por demandas de nacionalización de sus hidrocarburos.

Horas más tarde, expertos peruanos mostraron cierto escepticismo ante la posibilidad de que su país pueda abastecer de gas a los países del sur, pues las reservas actuales no van mucho más allá de lo que se necesita para atender los compromisos con México y la demanda interna.

De todos modos, un informe de Cepal sobre la industria del gas natural en América del Sur y las posibilidades de integración de los mercados, difundido por Últimas Noticias en su edición del día sábado, señala que Uruguay, pese a ser un mercado reducido, es un país apto para iniciar un nodo de competencia en el sur de Brasil.

El gas peruano saldría al sur de los campos de Camisea, considerada una de las más ricas de la región, con reservas probadas de 13 billones de pies cúbicos de gas y 600 millones de barriles líquidos.

Según fuentes del sector, será construido un gasoducto desde el sur de Lima hasta el norte de Chile, y desde allí con otras conexiones llegaría a Argentina, Brasil y Uruguay.

Se estima que alrededor del 75% de las reservas probadas se hallan en países andinos, que tienen consumos relativamente bajos y mercados poco diversificados, comparados con los del Cono Sur. A esto se suman las distancias entre los depósitos y los centros de consumo que demandan inversiones muy elevadas en el transporte.