Gobierno confía en que hoy fracasará la huelga policial

Las autoridades del Ministerio del Interior están convencidas que fracasará el paro decidido por gremios de policías para hoy aunque de todas maneras tienen preparado un “plan B”. El convencimiento de que la medida no tendrá adeptos hace descartar la necesidad de decretar la esencialidad del servicio, pese al anuncio de huelga anunciado por la Coordinadora Nacional de Sindicatos Policiales (Conasip).
En la policía hay 12 gremios, y la Coordinadora cuenta con un sindicato de Montevideo, de muy escasa afiliación, y siete gremios del interior, entre ellos, uno de Canelones.

La medida resuelta busca afectar el servicio de vigilancia 222 y las actividades administrativas en las seccionales donde se tramitan las denuncias. El 222 es un servicio de seguridad cumplido fuera de su horario por policías contratados para vigilar bancos, unidades estatales, locales de cobranza, comercios, industrias, espectáculos y centros de estudios. Se estima que esa tarea es cumplida por unos 6.000 policías de una fuerza que cuenta con 25.000 efectivos. Según fuentes policiales consultadas por El Observador, la aparición de empresas privadas de seguridad hizo disminuir el 222 que tiene un costo mayor.

El comando policial, desde hace varios días, monitorea el grado de acatamiento que puede tener la medida sindical y como consecuencia de ello, la ministra de Interior, Daisy Tourné, anunció que no solicitará la esencialidad del servicio.

La secretaria de Estado reiteró que aquellos policías que realicen huelga no recibirán sanción ni represalia alguna.

El subsecretario del Interior, Ricardo Bernal, dijo a El Observador que confía que la huelga no repercutirá en la seguridad, pero el Comando ya diseñó un plan alternativo para el caso de que se constaten falencias en el servicio. El jerarca no especificó detalles de ese plan pero aseguró que la población debe estar tranquila porque la policía cumplirá con su tarea.

Por su parte, la Mesa Intersindical, que reune a cuatro gremios de policías, no solo reiteró que no adhiere al paro sino que está informando sobre los riesgos y consecuencias legales que pueden sufrir los funcionarios que paralicen su actividad. “La huelga convocada por la Conasip no la compartimos porque está muy mal armada, pésimamente planificada y porque además, jamás nos consultaron”, afirmó a El Observador, Otilio Ferreira, presidente del Sindicato de Policías del Uruguay (Sinpolur), “Además y como integrantes de la Mesa Intersindical le solicitamos una entrevista a la Conasip para plantear nuestro punto de vista y alertarlos sobre los riesgos que puede traer una huelga”. Esa entrevista no se concretó.

Ferreira reiteró que la Mesa Intersindical apuesta al diálogo con las autoridades políticas: “el diálogo está en curso y consideramos que no es bueno ir a una huelga mientras hablamos”, reflexionó.

Por su parte la Conasip repartió volantes en todas las unidades policiales convocando a parar hoy.

De acuerdo a un sondeo realizado por el Ministerio del Interior, 77% de los efectivos (oficiales y subalternos) no se siente representado ni por un sindicato ni por una entidad social policial.

Sueldo gravado. En tanto la Conasip sostiene que solo 13% del sueldo del policía aporta Montepío, el Ministerio del Interior divulgó una estadística que contradice esa afirmación. Según datos oficiales en la actualidad, el policía aporta por el 57,6% de su salario.

Los datos toman como base al año 1990 cuando el policía aportaba Montepío por el 100% de su salario. Al comienzo del mandato presidencial de Luis Alberto Lacalle (1995), el aporte era por el 94,5% y entre los años 1995 y 2000, gobierno de Julio María Sanguinetti, cayó a 45,7%. Con el gobierno de Jorge Batlle (2000–2005), el aporte trepó a 48,1%. En el gobierno de Tabaré Vázquez, el porcentaje gravado con Montepío subió a 53,5% y se prevé subirlo a 57,6% del salario para el próximo año.