Gobierno dará prórroga en negociación de privados.

EN UNA REUNIÓN marcada por encontronazos y fuertes altercados entre empresarios, sindicalistas y representantes del Ministerio de Trabajo (Mtss), la cartera confirmó al Pit-Cnt que flexibilizará los plazos para que los distintos grupos de actividad acuerden los nuevos convenios colectivos. El anuncio realizado fue valorado de forma positiva por la delegación sindical, frente a la preocupación que existe por el bajo porcentaje de acuerdos alcanzados hasta el momento. De los 89 subgrupos que están negociando en esta primera ronda sus convenios que vencieron el 30 de junio, sólo 8 han acordado.
«Hay voluntad política para que se llegue a acuerdos. Para la central no es lo mismo que se termine votando, que se llegue a consensos. En momentos peores del país hubo acuerdo y no puede ser que en un momento que el país está mejor, desde el punto de vistas económico, del empleo y del trabajo tengamos más dificultades», dijo a la salida del encuentro, el secretario de negociación colectiva del Pit-Cnt, Milton Castellano.
Pero el anuncio no cayó bien en el sector empresarial. A la salida el asesor jurídico de la Cámara de Comercios, Juan Mailhos, le reprochó la decisión al director nacional de Trabajo, Luis Romero. A principios de mes, el Mtss había puesto el 29 de octubre como fecha límite para cerrar la ronda. Pasada esa fecha sería la representación del Ministerio la que comenzaría a laudar a favor de una de las partes.
«Me parece que no quedó claro lo de los plazos. La quieren seguir estirando», reclamó Mailhos cuando terminaba la reunión. Desde el Pit-Cnt se acusa a las cámaras empresariales de «hacer la plancha» y de «querer negociar todo en los descuentos».
Romero explicó que existe intención de flexibilizar las fechas y de habilitar prórrogas porque la mayoría de los subgrupos están cercanos a acordar. «No queremos llegar a la votación, porque votar hoy es bronca para mañana», dijo el jerarca.
Durante la reunión del Consejo Superior Tripartito, el dirigente Richard Read planteó que las dificultades en la negociación no pasan por «temas económicos», sino por las «cláusulas de paz» y de «caducidad» de las conquistas extrasalariales que se quieren imponer.
Pero el clima tenso también quedó manifiesto en un fuerte encontronazo que protagonizaron el dirigente de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS), Jorge Bermúdez y el subsecretario de Trabajo, Nelson Loustaunau.
El dirigente protestó porque si bien el acuerdo en el sector se alcanzó hace un mes, no se efectivizará hasta que haga lo propio los médicos. En la reunión también hubo cuestionamientos hacia el ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, a quien calificaron de «paparulo».
El Mtss transmitió su decisión de no adelantar la discusión de los 131 convenios que vencen el 31 de diciembre, como pretende el Pit-Cnt. Romero explicó que la interpretación que se hace del artículo 12 de la ley de Negociación Colectiva es que no se puede negociar, mientras los convenios estén vigentes.
No obstante, indicó que los subgrupos que quieran comenzar a discutir deberán plantearlo por escrito. «No vamos a forzar a nadie. Si quieren negociar, las voluntades serán responsables de que se va a hacer con convenios vigentes. No queremos ser los responsables si pasa algo».