Gobierno defiende intervención puntual en ciertos mercados.

La discusión quedó planteada el miércoles en la Comisión de Hacienda de Diputados, donde el titular de Economía, Álvaro García y el subsecretario, Andrés Masoller, explicaron los proyectos de ley aprobados ayer en el Senado (ver nota aparte) sobre la exoneración del IVA a frutas y verduras y a la carne picada congelada y el crédito de seis puntos de IVA a las mutualistas para evitar la suba de la cuota, en el marco de las medidas antiinflacionarias.

Pero, buena parte del debate con los diputados de la oposición se centró en dos artículos que establecen la posibilidad que la Unidad Centralizada de Adquisiciones (UCA) -que funciona en la órbita de Economía- importe y compre alimentos por cuenta de personas jurídicas de derecho privado y que otorga la posibilidad que las Intendencias puedan comprar alimentos a través de la UCA y venderlos al público.

Desde la oposición se cuestionó la medida y se preguntó si no es resucitar la «vieja Subsistencias», según la versión taquigráfica de la reunión a la que accedió El País.

El ministro respondió que «no se trata de reimplantar una burocracia en las entidades del Estado, que en algunos casos hemos comprobado que fracasó, sino tener la posibilidad para cuestiones puntuales».

García explicó que se pretende que «no sea necesario llevarlo a la práctica» sobre todo cuando «los mecanismos de mercado funcionan bien».

Pero afirmó que «a veces los mercados no funcionan como uno desearía» por lo que «el Estado con algunos mecanismos que le permitan intervenir muy puntualmente, podría estar pautando el comportamiento de los privados».

Según García las potestades que se le dan a la UCA son un «mecanismo» para que «pueda quebrar algunas situaciones oligopólicas que se dan en algunas cadenas».

«Desearíamos no tener que utilizar estos mecanismos, pero creemos que teniéndolos ayudan a modificar comportamientos en el sector privado», agregó el ministro.

Por su parte, Masoller señaló que la ley habilita a la UCA a tomar órdenes de compra del sector privado y las intendencias, así como importar directamente para estos. De esa manera, se amplían los volúmenes de compra lo que permitiría obtener mejores precios.

Las intendencias venderían al público los alimentos adquiridos a través de la UCA. «Algunas intendencias están haciendo esto con la carne», dijo el subsecretario de Economía.

«Esto es muy importante a los efectos de evitar subas de precios que no respondan a los fundamentos de mercado», afirmó Masoller.

«Estamos ante mercados de importación y distribución muy concentrados» y estos mecanismos «van a ser de utilidad para evitar que se produzcan fenómenos especulativos en algún lugar de la cadena», agregó.

El diputado blanco Jorge Gandini dijo no entender «por qué esto va a bajar los precios. Tampoco entiendo que el Estado trabaje para los importadores porque la parte del león queda ahí, en el importador».

Masoller dijo que no se pretende afectar el funcionamiento normal de los mercados.