Gobierno define el lunes si acepta la misión de la OIT.

El tema iba a ser analizado en el Consejo de Ministros del pasado lunes, sin embargo a pedido del ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, la discusión se trasladó para la próxima semana. La postergación obedeció a la decisión de realizar un análisis previo de la visita antes de anunciar una decisión oficial.Hasta el momento, el ministro ha señalado que «Uruguay no tiene nada que ocultar» y que la solicitud «no implica ningún juicio de valor» de la OIT hacia la política laboral.Por su parte, el Secretariado del Pit-Cnt definió que «Uruguay no debería ser visitado» por la OIT como consecuencia del reclamo de los empresarios contra la ley de negociación colectiva.Sin embargo, la idea de la central sindical es «aprovechar esa oportunidad para mostrar la experiencia» y las virtudes del modelo uruguayo de relaciones laborales, no sólo a la delegación de OIT sino también a otras centrales sindicales y gobiernos, dijo el coordinador del Pit-Cnt, Fernando Pereira.En ese sentido, el sindicalista destacó las mejoras del sistema de relaciones laborales a partir de 2005, como las leyes de negociación colectiva (para el sector público y privado), el fortalecimiento del movimiento sindical y los resultados de las negociaciones de los Consejos de Salarios. En este último punto, Pereira marcó una diferencia respecto a la década del 90, cuando sólo el 20% de los trabajadores discutía los ajustes salariales con los empleadores. En ese tiempo, «aprendimos lo que es no tener negociación colectiva», dijo el coordinador del Pit-Cnt.El sindicalista apuntó que este posicionamiento no representa un viraje respecto a los comentarios que realizara la semana pasada el también coordinador del Pit-Cnt Juan Castillo, quien calificó de «vergüenza nacional» la solicitud de intervención de la OIT, formulada por la Cámara de Comercio y la Cámara de Industrias.Desde el sector empresarial saludaron que el Pit-Cnt acepte la misión de la OIT.»Me parece una cosa razonable, buena. Es una buena rectificación de rumbo. Sin duda», afirmó a El País el presidente de la Cámara de Comercio, Alfonso Varela.Con este escenario previo, el directivo empresarial presume que «no habrá inconvenientes» para que el gobierno apruebe la llegada de los expertos de la OIT a Uruguay.Tanto las cámaras empresariales como el Pit-Cnt indicaron que no han tenido contactos con el gobierno para abordar este tema.La misión de OIT había sido solicitada en septiembre de 2010 por la Cámara de Comercio y la Cámara de Industrias al director general del organismo, el chileno Juan Somavia.La solicitud de los empresarios se hizo a través del Consejo de Administración de la OIT, un organismo de integración tripartita que sesionó hasta mediados del mes pasado en Ginebra, y que entre otros analizó el caso N° 2699, que corresponde al de Uruguay.Allí, los representantes empresariales denunciaban la «omisión» del gobierno uruguayo en el cumplimiento de las recomendaciones del Comité de Libertad Sindical de la OIT para cambiar varios puntos de la ley de negociación colectiva.En marzo de 2010, este comité recomendó al gobierno que, en consulta con las organizaciones de trabajadores y empresarios, «tome medidas para modificar la ley».La otra recomendación del Comité de Libertad Sindical estaba referida a las ocupaciones de los lugares de trabajo. Al respecto, los expertos marcaron que «el derecho de huelga y la ocupación deben respetar la libertad de trabajo de los no huelguistas», y el derecho del empresario a ingresar a su fábrica.