Gobierno derogará ley y habilitará ingreso de funcionarios a la Administración Pública

El subdirector de la Oficina Nacional de Servicio Civil, Humberto Ruocco, informó a Últimas Noticias que el Presupuesto quinquenal que será enviado al Parlamento -donde el gobierno cuenta con mayoría parlamentaria- incluirá la derogación de la ley que prohibió el ingreso de nuevos funcionarios a la Administración Pública hasta 2015.

Ruocco indicó que se procura reabrir la puerta de ingreso al Estado a nuevos funcionarios, aunque en forma gradual, señalando que la medida también procura contrarrestar las diversas modalidades de contratación que han distorsionado las reglas contractuales entre el Estado como empleador y sus funcionarios.

«Vamos a generar una apertura en la Administración Pública y para ello aboliremos en la próxima instancia presupuestal la disposición vigente», adelantó.

Agregó que la ley restrictiva promovió “otras formas de ingresos” mediante «las más diversas modalidades de contratos» que «provocaron que hoy tengamos menos funcionarios públicos pero más gente que cobra sueldos en el Estado».

«Esta situación vigente desarma las carreras funcionales, va en desmedro de la profesionalización, ignora la meritocracia y destroza el más elemental de los principios en cuanto a que el Estado debe pagar a igual tarea igual remuneración», indicó.

Precisó que los ingresos serán graduales, por concurso, méritos y oposición. «Los procesos deben ser transparentes. La contratación sin justificación o por determinadas preferencias es una grave irregularidad, pero además, el funcionario que ingresa porque es primo de fulano o vecino de mengano no puede sentirse bien. El tema está desde el arranque que es cuando el funcionario tiene que sentirse bien porque logró un empleo porque fue mejor compitiendo con sus pares. Esa es la mejor forma de profesionalizar la gestión y que la Administración Pública sea cristalina, abierta a la ciudadanía y cuente, en cada cargo, con la persona apropiada», señaló.

CASO POR CASO Por otra parte, Ruocco informó que el presidente de la República, Tabaré Vázquez, integrará una comisión de la que también participará COFE a efectos de revisar y racionalizar todo el sistema de contratación de personal en el Estado.

«Tenemos pasantías, becarios, comisiones de apoyo, contratos de obra, arrendamiento de servicios, etc.

Una amplia gama de modalidades que debemos racionalizar. Para ello el primer paso será ir a lo conceptual.

Vamos a analizar abiertamente el tema para luego tomar las decisiones que, en consenso, entendamos son las convenientes a efectos de que cada relación contractual tenga una clara definición», indicó.

Precisó que una vez conceptualizada la situación, el siguiente paso será el estudio «caso a caso» de cada uno de los contratos a efectos de determinar en qué condiciones fueron suscriptos.

«Vamos a ordenar lo que ya tenemos y luego pondremos un dique para que las condiciones cambien y lo que se hizo mal no se repita. Con lo que está no pretendemos prejuzgar pero vamos a analizar caso a caso en cada unidad ejecutora de la Administración», afirmó.

SALARIOS E INAMOVILIDAD Ruocco dijo que también se revisará la estructura salarial porque actualmente además del sueldo base se paga una serie muy amplia de partidas adicionales que deben estar justificadas porque «en muchos casos fueron adjudicadas arbitrariamente».

«Vamos a apostar a que el funcionario reciba un sueldo por el trabajo que realiza y no por los favores que algunos jerarcas han hecho por simpatía.

Creemos en la discrecionalidad de la administración como herramienta de trabajo pero no en la arbitrariedad porque eso destruye lo que pretendamos hacer», indicó.

Dijo que la actual administración también está dispuesta a estudiar la posibilidad de abonar partidas por rendimiento al tiempo que descartó que se revea el concepto de inamovilidad que protege al funcionario público.

«El funcionario debe estar por encima del jerarca de turno y esa medida está para que no se cometan excesos.

Creemos que debe permanecer tal y como está porque el jerarca tiene suficientes herramientas como para desprenderse del mal funcionario y lo que no podemos permitir es que se perjudique a un trabajador por cuestiones coyunturales.

Es una fantasía creer que al funcionario público nadie lo mueve.

Las normas están y el funcionario tiene derechos y obligaciones, si no cumple el jerarca debe hacer lo que corresponde. El problema es que muchas veces es el jerarca quien permanece pasivo», afirmó Ruocco.