Gobierno descartó suba de naftas anunciada por Alfie

La admisión por parte del Ministro de Economía, a 18 días de los comicios, de que los combustibles van a subir, provocó la inmediata reacción del presidente de la República y del ministro de Industria, quienes se apuraron a aclarar que esto no ocurrirá. No obstante, ayer el petróleo volvió a subir y se ubicó en un nuevo máximo de US$ 53,64.
Todo se desató después que el titular de Economía, Isaac Alfie, afirmó que “los combustibles van a subir”. “No le puedo decir la fecha, puede ser el lunes de la semana que viene, capaz, si vemos que (el precio del petróleo) está estabilizado y que no da para más”, sostuvo.

Pero poco después el presidente Jorge Batlle aseveró que una decisión sobre el precio interno de los energéticos recién se va a tomar “cuando venga el próximo cargamento”, lo cual será “seguramente a mediados de noviembre”.

“El combustible está a US$ 52. No sé si va a seguir subiendo o si va a seguir bajando, es una evolución. Hasta ahora no ha venido el próximo cargamento y cuando venga tendremos que tomar una decisión”, especificó el mandatario.

Por su parte, el ministro de Industria, José Villar, dijo que no hay todavía nada decidido en relación a las naftas. Consultado por la afirmación de Alfie, indicó que “no tengo información en esa dirección; no sé dónde pudo haber hecho esa declaración. Yo estuve hablando con él y no se había recibido de ANCAP ningún planteo y en consecuencia menos se pudo haber considerado a nivel del Poder Ejecutivo”.

Villar recordó que el último aumento de los combustibles se hizo después de dos meses consecutivos de suba del petróleo en el mercado internacional. Además, recordó que también hay que tener en cuenta el valor del tipo de cambio, que con su reciente tendencia a la baja está “neutralizando” el alza del crudo. “En consecuencia hay que jugar con esas dos variables, y en esto no hay una fecha exacta”, manifestó.


Sin motivos. En el mismo, sentido, el director nacionalista de ANCAP, Fernando Saralegui, dijo a El Observador que “al día de hoy no hay motivos para subir los precios” de las naftas.

ANCAP está tomando como referencia un barril de petróleo de US$ 41 y un tipo de cambio de $ 30,50.

Sostuvo que el valor relevante para el precio interno de los combustibles es el del promedio del mes de carga, que en setiembre fue de menos de US$ 46. Aunque este valor es un poco superior al de referencia, “se compensa con la baja del tipo de cambio”, que el mes pasado cerró a $ 27,40.

“El tema es qué pasa en octubre, si algún cargamento es alto. En los primeros días del mes el promedio es de US$ 52”, reconoció Saralegui. Pero subrayó que “hoy no hay necesidad de subir los precios”.


En el mercado. Ayer el crudo Texas, que es el que compra Uruguay, subió 2,15% a US$ 53,64, ya que el estallido de un oleoducto en México generó temores sobre la oferta. A su vez, el barril de Brent escaló 0,9% a US$ 50,05.

Los operadores siguen nerviosos el desarrollo de los sucesos en Nigeria, donde se realiza una huelga nacional, y en el Golfo de México, donde la producción está frenada.

El aumento de los precios ha sido ocasionado por una baja de los suministros. El Instituto Americano de Petróleo dijo ayer que la disponibilidad de crudo de EEUU bajó 15% en setiembre a su nivel más bajo en más de medio siglo, debido principalmente a la merma en Alaska y los huracanes del Golfo de México. En el mismo mes la demanda estadounidense creció 3% respecto a la de hace un año.

Muchos analistas creen que el precio del crudo seguramente seguirá aumentando debido a la persistencias de dudas sobre el suministro, y por la próxima llegada del invierno al Hemisferio Norte.