Gobierno entiende que negociación con públicos será larga y dificultosa

Este jueves se instaló la mesa de negociación salarial entre el gobierno y los sindicatos públicos, salvo los funcionarios judiciales y municipales. En tanto, el subsecretario del ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Jorge Bruni expresó que «la negociación será un camino largo en algunos casos y dificultoso en otros ya que tenemos muchas cosas de que hablar».

Entre los temas que manejaron, decidieron resolver luego de semana santa si Adeom participa o no de las instancias de negociación.

Ajuste
El ministro de Trabajo, Eduardo Bonomi, dijo a Observa respecto al próximo ajuste de salarios, que seguramente en mayo habrá un primer ajuste con un monto que comenzará a definirse en esta instancia de negociación. Recordó que no habrá salariazo y sí aumentos diferenciales: «mayor aumento para los que ganan menos y menor para los que ganan más».

Los empleados públicos pidieron un ajuste inmediato de 3,5% promedio y ser considerados en el presupuesto quinquenal de forma tal que en el período recuperen lo perdido en los últimos años: aproximadamente un 30% del salario.

El ministro de Trabajo dijo a Observa que esta «es una aspiración marco de los trabajadores, no significa que pidan todo en esta negociación».

Ausencias
Respecto a los sindicatos públicos que fueron excluidos de la presente negociación colectiva, Eduardo Bonomi explicó las razones del gobierno. Respecto a los funcionarios judiciales y del Palacio Legislativo recordó que pertenecen a poderes independientes y el Ejecutivo no puede determinar sus ajustes salariales, «no podemos convocarlos», concluyó.

En cuanto a los municipales, Bonomi aseguró que hay dos opiniones al interior del gremio. «Sabemos que unos quieren la negociación colectiva (con el gobierno) pero otros quieren negociar directamente con su intendente».

En este sentido Bonomi explicó que recién cuando cambie la integración del Congreso de Intendentes (en julio, después de las elecciones) el Ministerio de Trabajo iniciará contactos para tener «alguna participación» en la negociación. En todo caso será entre intendentes y funcionarios, fuera del ámbito de negociación con el gobierno central.