Gobierno espera acuerdo con Argentina después de octubre

En el gobierno uruguayo reina el optimismo sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo que ponga fin al conflicto con Argentina por la instalación de una planta de celulosa sobre el río Uruguay. Quienes están al frente de las negociaciones saben que la salida a este enfrentamiento que parecía eterno está cerca y que el acuerdo será beneficioso para Uruguay porque logrará terminar con los piquetes y porque la fábrica de Botnia funcionará normalmente mientras no contamine.
El periodista argentino Joaquín Morales Solá dijo en una entrevista con El Observador publicada ayer que el acuerdo entre ambos países para poner fin al conflicto “es un hecho”, según se lo confirmó el presidente Néstor Kirchner y el canciller Jorge Taiana.

Según dijeron ayer a El Observador fuentes del gobierno uruguayo que están muy al tanto de las negociaciones facilitadas por el rey de España, el gobierno argentino quiere encontrar una salida definitiva al conflicto, pero la misma no se alcanzará hasta después de octubre, cuando se realizarán las elecciones presidenciales en Argentina.

Según Morales Solá, el acuerdo incluye la instalación de un parque verde para tapar la empresa Botnia a efectos de evitar su visión desde la margen argentina del río Uruguay. Como la fábrica ya va a estar funcionando, también será posible demostrar a los ambientalistas de Gualeguaychú que las aguas del río Uruguay no estarán contaminadas.

Para poder conformar a los activistas entrerrianos, también serán promovidas y realizadas inversiones turísticas del lado argentino, desactivando así las preocupaciones de los habitantes de Gualeguaychú, que temen perder la industria más importante de la zona.

“En el gobierno argentino están muy preocupados desde hace un tiempo en lograr dar ese paso correctamente”, dijo a El Observador un integrante de la Cancillería que está al tanto de las negociaciones. El gobierno de Kirchner entiende que una salida al conflicto no puede dejar mal parado al pueblo de Gualeguaychú y que se los debe contemplar de cualquier forma, señalaron las fuentes.


No más piquetes. El gobierno uruguayo desde un primer momento exige una sola condición para sellar el acuerdo: impedir los cortes en los puentes ahora y también en el futuro. Ese es el punto más conflictivo y el que hace que el acuerdo no sea firmado hasta pasadas las elecciones argentinas.

Los cortes de ruta instalados desde hace dos años provocaron millonarias pérdidas a Uruguay, sobre todo en cuanto a ingreso de turistas.

Las fuentes uruguayas entienden que tan sólo una amenaza del uso de la fuerza puede tener altos costos políticos para el gobierno de Kirchner, que buscará asegurar el triunfo electoral de su esposa, la senadora Cristina Fernández.

Pero la expectativa de superar el conflicto que ahora existe en ambos gobiernos parece no tener relación con la actitud que siguen manteniendo los activistas entrerrianos.

La noticia de que los mandatarios de Argentina y Uruguay están cerca de una solución al conflicto sin contemplar la posibilidad de un traslado de Botnia, fue recibida con desprecio por los ambientalistas piqueteros.

“Todo esto nos parece una irresponsabilidad. Si el gobierno está haciendo una negociación a espaldas del pueblo van a tener que atenerse a las consecuencias. Lo que se negocia detrás del pueblo es una traición”, dijo ayer a El Observador el dirigente ambientalista entrerriano Jorge Fritzler.

Consultado sobre cuáles serán esas consecuencias a las que el gobierno argentino se deberá atener, Fritzler dijo que “alguna medida” van a tomar. “Si eso pasa, en Gualeguaychú la noticia no la van a recibir con festejos y flores”, señaló.

El viernes, el gobernador saliente de Entre Ríos, Jorge Busti, volvió a reafirmar su compromiso con los activistas, al realizar un balance de su gestión en la legislatura provincial.

“Desde el inicio de nuestro período hemos acompañado la lucha de la comunidad de Gualeguaychú en contra de la radicación de la pastera contaminante en Fray Bentos a través de acciones que realizamos tanto en el país como en organismos internacionales”, dijo Busti l