Gobierno estima que inflación bajará 1,34% por reforma fiscal

Esto ocurrirá en un escenario de traslado de 100% de la reducción de impuestos a precios, el más optimista que maneja el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), según señaló ayer el Jefe de Asesoría Macroeconómica de la cartera, Fernando Lorenzo al cierre de las Jornadas de Economía realizadas entre lunes y martes.

De todas formas, también baraja la hipótesis de que la rebaja puede tener un piso de 0,7%, por lo que la reducción de los precios oscilará entre ambos márgenes.

Para Lorenzo, esa caída en la inflación deberá significar un elemento a considerar en los diversos análisis económicos, como el poder del salario real. Para las autoridades, esta rebaja va a impactar directamente en el bolsillo de los ciudadanos.

El Banco Central (BCU) estimó que la inflación de este año se ubicará entre un 4,5% y 6,5%.

Asimismo, al ser consultado por Ultimas Noticias, Lorenzo afirmó que el equipo económico todavía no evaluó el porcentaje de rebaja de las tarifas públicas una vez que se implemente la reforma tributaria, que propone una reducción de aportes patronales de las empresas públicas de 26% a un 7,5%, para igualarlos con el resto de los sectores de la economía.

«Primero vamos a ver el impacto que tiene la reforma y después vamos a bajar las tarifas», señaló.

Las autoridades del MEF pusieron hincapié en que la rebaja de los impuestos al consumo y la eliminación del Cofis van a beneficiar preferentemente a los sectores de más bajos recursos, que consumen productos de la canasta básica familiar. El ministro Astori dijo que la reciente rebaja de los impuestos a la carne fue una suerte de «adelanto» de la reforma que se espera entre a regir el próximo 1º de enero.

Lorenzo reivindicó el carácter «político» del plantel de asesores de la cartera. «No nos escondemos detrás de ningún cargo técnico para eludir responsabilidades que son políticas», subrayó el jerarca, quien apuntó directamente a los «equilibrios» que deben existir entre el superávit primario y la atención a las necesidades sociales del país.

El superávit primario estimado para este año es de 3,7% del PBI, mientras que el estructural es de 4,6%.

Asimismo, defendió la cautela expuesta en el proyecto de Rendición de Cuentas con el manejo del gasto público. «Ha sido menos expansivo que en otros países que han tenido crisis similares a la nuestra», dijo Lorenzo.

Lorenzo recordó que, en comparación con la región, Uruguay tiene un elevado gasto en seguridad social, pero lo tomó como un «dato» sobre el cual es prácticamente imposible operar. «Tiene que ver con un problema demográfico y con decisiones que democráticamente tomó nuestro país», afirmó.

El funcionario manifestó que Uruguay se debe un debate en torno a la eficacia de su gasto público.