Gobierno estima que reformas disminuirán la pobreza en 18%

Esa fue la conclusión a la que arribó un estudio de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) sobre los impactos conjuntos que tendrán la reforma tributaria, la del sistema de salud y el plan de equidad en la pobreza y la distribución del ingreso. Si bien la impositiva rige desde julio el resto de las reformas estarán en vigencia a partir del 1° de enero próximo.

El informe, elaborado por un equipo de la Universidad de la República encabezado por Rodrigo Arim, concluyó que el 61% de la población será «ganadora neta» de las reformas al ver incrementados sus ingresos.

Los beneficios se verán más que nada en los hogares más pobres y con niños. Por el contrario, el 21% de la población verá disminuir «en algo» sus ingresos. La peor parte se la llevará el 10% de la población más rica (cuyos hogares tienen ingresos por encima de los $ 80.000 mensuales).

Con las reformas, la pobreza caerá 18% para ubicarse en 21,8% de la población en tanto la indigencia caerá 61% pasando a afectar al 1,3% de los uruguayos. Sólo entre los niños, la reducción de la pobreza será de ocho puntos porcentuales.

Si bien todas los cambios que introducirá el gobierno tendrán un efecto positivo, la reforma de la salud (8%) y el plan de equidad (9%) tendrán el mayor efecto sobre la disminución de los niveles de pobreza. Sólo la reducción del IVA de 23% a 22% y de 14% a 10% sumada a la eliminación del Cofis (3%) implica una disminución de la pobreza de un punto.

Los resultados son tomados como escenario base, pero pueden modificarse de acuerdo al crecimiento económico, funcionamiento del mercado de trabajo e inflación entre otros.

INGRESOS. De la mano de la reducción de la pobreza las reformas derivarán en un aumento sustancial de los ingresos disponibles de los hogares más pobres reduciendo la desigualdad en la distribución.

El resultado global es una mayor participación en los ingresos totales por parte de los hogares que pertenecen al 60% más pobre, y una pérdida de dos puntos porcentuales entre los más ricos. De todas formas, si se analiza por decil en cada uno hay individuos que ganan y que pierden.

En el 80% de los hogares de ingresos bajos y medios el 50% verá incrementar su ingreso mientras que dentro del 10% más rico, más del 80% de la población los verá reducidos.

En el 10% de los hogares más pobres los ingresos per cápita aumentarán 37% como consecuencia del impacto conjugado de las reformas.

El plan de equidad derivará en un incremento de los ingresos del 26% de la población, la reforma de la salud aumentará los del 28% de los uruguayos (aunque reducirá los del 23% de la población) y la reforma tributaria eleva el dinero disponible de las familias en un 40%, sólo producto de la incidencia del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas. Si a esto se le suma el efecto de la rebaja del IVA y la eliminación del Cofis los beneficiarios crecen a 82%.

En el otro extremo, el 10% de los hogares más ricos verán una reducción de 5% en sus ingresos. En el resto de los casos el aumento es sistemático aunque en menor medida que la población más pobre.

Tanto la reforma tributaria como la de la salud generan un importante aumento en el promedio de los ingresos en casi todos los deciles salvo en el 10% más rico. Mientras el 90% de los hogares uruguayos registra un crecimiento de 2% en promedio en sus ingresos, el 10% más rico debe resignar un 5% por efecto de los cambios impositivos. En tanto, con la reforma de la salud la población en los tramos más bajos tendrá incrementos del 9% en los ingresos mientras que los del decil más alto tendrán que resignar poco menos del 1%.

El plan de equidad tiene un claro efecto redistributivo hacia los más pobres, según el estudio, derivado de las asignaciones familiares, las pensiones a la vejez y la política alimentaria. En el 10% más pobre el plan es de esperar que tenga un impacto en el incremento de los ingresos del 30%. En el 50% de los hogares más ricos no se espera que haya cambios.

PERFIL. Los jóvenes (ocho de cada diez) y la población con menor nivel de educación serán los más beneficiados en conjunto por la implementación de las reformas y el plan de equidad. Por el contrario, apenas el 39% de la población con educación terciaria o el 23% de los mayores de 65 años verán efectos positivos.

Si se analiza por el tipo de hogar, aquellos con mayores beneficiarios son los que tienen entre sus integrantes niños, lo que resulta evidente si se toma en cuenta que la reforma tributaria permite deducciones especiales cuando se trata de hogares con hijos.

De acuerdo al estudio el 61% de los hogares donde hay niños se verá beneficiados por la implementación de las reformas. De hecho, cuantos más niños tenga el hogar más beneficiado será. Sólo en el 18% de los casos se evidencia una reducción de ingresos. El 96% de los hogares que tienen más de 3 niños son beneficiados por la reforma. Sólo el 72% que tiene un menor mejora su situación. Entre quienes no tienen menores en su hogar sólo el 27% logrará beneficios mientras que un 37% verá disminuidos sus ingresos.