Gobierno estimula inversión privada y redirecciona el gasto.

El gobierno anunció ayer un ambicioso paquete de medidas de incentivo económico que buscarán poner coto al avance de los efectos de la crisis mundial sobre la actividad productiva del país, fomentando la inversión y la creación de empleos.
Entre los planteos más relevantes se destaca la recomposición del incremento del gasto público resuelto y aprobado en la última Rendición de Cuentas, que si bien no modificará el volumen de las erogaciones previstas, redireccionará partidas hacia sectores considerados “prioritarios” en el actual contexto económico.

Al mismo tiempo, se asegurarán vías de estímulo al sector productivo que incluyen aumento de beneficios a la inversión, líneas de crédito de contingencia para sectores afectados, mayores devoluciones de tributos para exportadores y fomento a las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Anuncios. Ante un auditorio colmado de empresarios y con el marco del tradicional encuentro anual de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), el equipo económico de gobierno –acompañado desde la platea por una fuerte presencia de miembros del gabinete ministerial–, desgranó una a una las iniciativas diseñadas para mitigar los efectos locales de la crisis.

A nivel general se resolvió la profundización de los estímulos a la inversión con mayor impacto en el empleo y las exportaciones, bonificando con el cómputo en un 120% de la inversión efectivamente realizada durante 2009 para la exoneración del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE), dijo el titular de Economía, Álvaro García. También se declaró promovida la actividad de la industria automotriz, electrónica y naval, que será respaldada con la exoneración del IRAE durante cierto período de tiempo no especificado.

El gobierno promoverá asimismo la participación del sector privado en obras de infraestructura previstas por un monto estimado superior a los US$ 1.000 millones.

Por su parte, el sector exportador se verá favorecido con la devolución impuestos indirectos a través de certificados “exigibles” –esto es, que ya estén vencidos y que por sobrepasar las obligaciones impositivas de la empresa no hayan podido ser descontados–, que serán canjeados por efectivo en el Banco República (BROU). Esa modalidad, que tendrá vigencia para certificados vencidos hasta el 31 de diciembre, permitirá inyectar de forma directa US$ 100 millones a la economía, dijo García.

Fuentes oficiales señalaron a El Observador que la devolución tendrá solo el costo “mínimo administrativo” que demande esa operación. Por otra parte, se incrementará la tasa de prefinanciación de exportaciones para el plazo de 180 días de 1,78% a 2,78% hasta diciembre del próximo año.

En el ámbito sectorial, se acordó implementar medidas específicas para el sector lácteo a través de facilidades de créditos del BROU y de la Corporación Nacional para el Desarrollo. En tanto, la cadena textil-vestimenta mantendrá tasas preferenciales de prefinanciación de exportaciones hasta diciembre de 2009.

Acelerar. En el plano fiscal, se ratificó la ampliación del gasto aprobado aunque se “potenciarᔠy acelerará aquel dirigido a inversiones prioritarias de mayor impacto en la generación de empleo. Como contraparte, solicitará a los Ministerios y a las empresas públicas que adecuen el gasto remanente en función de un criterio de “austeridad” para lograr una reducción de al menos 5%. También se reprogramará el cronograma de reducción de la tasa consular que se aplica a las importaciones, y que deberá desaparecer para 2011. La modificación propuesta implica la postergación sin fecha sugerida de la rebaja a 1% del gravamen –hoy de 2%– prevista para julio de 2009, explicó a El Observador una fuente de Economía.