Gobierno evaluó el impacto del alza en los alimentos

El intercambio comenzó el pasado el lunes en el Consejo de Ministros y si bien no fue extenso, quedó en la agenda para profundizarlo. Se trata de un tema de alta sensibilidad que sin duda puede afectar al gobierno en poco más de año y medio que restan para las elecciones de 2009.

El mismo día que se anunciaban los cambios en el gabinete, el tema -del cual ha sido abanderado el hasta ahora titular de Ganadería, José Mujica- fue puesto arriba de la mesa por el propio funcionario.

Según relataron a El País asistentes al encuentro, el diálogo giró en torno al empuje de la agricultura y la forestación sobre la ganadería, así como los elevados precios de la tierra. Se coincidió en la necesidad de contemplar el abastecimiento de productos de consumo básico que están muy caros.

El tema se evaluó con «preocupación» entre varios de los ministros que intervinieron y se señaló que el Estado tiene que «cumplir un rol en materia de garantizar» que ciertos productos fundamentales sean de acceso para toda la población.

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, hizo una reflexión sobre que en su momento deberían «manejarse instrumentos que fueran muy responsables desde el punto de vista de la inflación y que pudieran ayudar a mejorar el consumo de mayorías de la población», comentó una fuente.

Por su parte, el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori prácticamente no intervino del diálogo.

El debate lo instaló Mujica manifestando su preocupación por las contradicciones que se crean por las subas de los precios de los productos que el país exporta y cómo eso repercute en el alza de los precios de los alimentos internos.

El canciller Reinaldo Gargano, dijo que había que atender la evolución de determinados precios que afectaban el consumo de bienes importantes como por ejemplo la carne.

Uno de los ministros afirmó que «toda esa situación va a pautar las políticas y la elaboración programática» en los dos años que le quedan al gobierno.

Se habló de que la situación «obliga a pensar un poco en modelos productivos», agregó

«No se manejaron ni políticas, ni instrumentos» dijo uno de los asistentes. De todas maneras está claro que no se va a ir a un control de precios como en Argentina, aseguró.

PRECIOS. Los altos precios de algunos productos que Uruguay exporta a nivel internacional (carne, lácteos, trigo) hacen que los productores se concentren en el mercado externo y, en algunos casos, corra riesgo el abastecimiento del mercado interno a precios razonables.

«Es un problema mayúsculo, capaz que de las soluciones tienen que participar productores, técnicos, trabajadores», dijo uno de los asistentes.

En las últimas semanas el alza en los precios que pagan Europa y Rusia por la carne uruguaya hizo que se ajustarán fuertemente al alza los cortes traseros, generando una nueva instancia de discusión del gobierno con los productores y la industria frigorífica.

En el mercado lácteo, Conaprole quedó con la carga de abastecer al mercado local, mientras otras empresas destinan su producción mayormente hacia la exportación.

Actualmente se discute si hay que mantener el subsidio a la leche fluida para que su precio al público no se dispare y de qué manera se puede lograr que las empresas vuelquen cierta parte lo que exportan al mercado interno.

En la zafra pasada de trigo se vendió al exterior más de lo que era el saldo exportable, lo que obligó a importar a precios más elevados. Eso encareció aún más el precio de los derivados de la harina (pan y fideos) que integran la canasta básica de consumo de los uruguayos.

PRODUCCIÓN. Los ministros evaluaron con preocupación que la ganadería no quedara muy apretada en tierras debido al avance de la agricultura (soja principalmente) y la posibilidad que esos productores tienen de pagar más por arrendar un campo. Tierras que no son tradicionalmente agrícolas, hoy se están cotizando muchísimo por el empuje de los precios de esos granos.

Mujica puso el ejemplo de Canelones -un departamento históricamente dedicado a la producción granjera- donde este año se compraron allí más vacunas contra la aftosa que en Flores o Durazno donde es más tradicional la ganadería.