Gobierno fijó un plazo máximo para acordar en los consejos de salarios

Después de casi tres meses de diálogo, las autoridades entienden que «llegó el momento» de fijar un plazo máximo para que las negociaciones salariales no se extiendan demasiado tiempo y que lo aprobado rija desde el 1 de julio, dijo a El País el director nacional de Trabajo, Julio Baráibar.

El ministerio hará llegar una comunicación en los próximos días a las partes involucradas, para dar a conocer la intimación. La decisión ya había sido adelantada a patronales y trabajadores en la reunión del consejo superior tripartido del jueves pasado.

De todos modos, el Poder Ejecutivo aceptará situaciones excepcionales: dará mayor plazo a los grupos que se formaron hace poco tiempo.

MECANISMO. En los grupos sin acuerdo entre trabajadores y empresarios, los representantes del Poder Ejecutivo tomarán cartas y mediarán. Propondrán que las tres parte voten y se tomen las decisiones por mayoría. «Uno de los dos sectores siempre se sumará a la posición del Poder Ejecutivo y así se laudará», afirmó Baráibar.

«Pero el ideal es que el acuerdo sea unánime. Desde un principio nuestra pretensión es que todos se pongan las pilas», indicó el jerarca.

Ya hay acuerdo o preacuerdo en el 50% de los grupos. Es el caso de la salud privada, tabaco, empresas de vigilancia, remises, clubes deportivos, chacinados, marroquinería, construcción, pesca, transporte urbano y suburbano, y diferentes sectores del comercio, entre otros.

De acuerdo a estimaciones sindicales, en la mitad restante se llegaría a una posición común de las partes en un 15 o 20%, y en los otros subgrupos habría que laudar por mayoría. El gobierno, sin embargo, aún no ha realizado una evaluación al respecto.

Hasta comienzos de la semana pasada las autoridades del Ministerio de Trabajo indicaban que no había límites y que se dejaría negociar a las partes por tiempo indeterminado. La posición ha cambiado ahora, aunque Baráibar niega que sea una marcha atrás del ministerio.

«No había plazos porque no queríamos estresar a los representantes. Pero entendemos que los acuerdos van a regir desde el 1 de julio y ya es hora de que las cosas se empiecen a definir», afirmó Baráibar.

REPERCUSIONES. La decisión del gobierno coincide con el reclamo de algunas cámaras empresariales, como la de Comercio, que desde comienzos de mes afirman que es «fundamental» que el Poder Ejecutivo anuncie cuándo se cierran las negociaciones.

La posición oficial también es vista con buenos ojos desde el sector sindical. El dirigente del Pit-Cnt Milton Castellano dijo ayer a El País que que las negociaciones llegan a su fin, y «deben buscarse los acuerdos por todas las vías».

Admitió que hay preocupación por acelerar las negociaciones, y que en el sector comercio y servicios se han mantenido los contactos entre los integrantes de los subgrupos, a pesar del retiro de la cámara. «No hay conversaciones formales, pero se avanza en la resolución de los temas», explicó.

OCUPACION. Por otra parte, se aplazó para esta tarde la instancia de negociación prevista (inicialmente para ayer) entre los trabajadores del saladero de Paycueros en Rincón de la Bolsa y las patronales.

La ocupación ya lleva más de dos semanas y ayer hubo una movilización de los trabajadores del saladero, que protestaron frente a la sede del ministerio de Trabajo.